Un año más, las mujeres de Cogolludo sacarán sus refajos, mantones y pololos de los armarios y baúles para lucirlos en honor de Santa Águeda como manda la tradición. Bien es cierto, que para que la celebración tuviese continuidad se pasó la fiesta al fin de semana posterior a la onomástica de la Santa, ya que cuando el día 5 (día de la patrona) caía entre semana, la asistencia era cada vez más escasa entre las nuevas generaciones.

Publicado en Rutas