Por las cárcavas del río Dulce

El barranco del Dulce desde PelegrinaCuando se acaban de cumplir los 29 años de la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente (el aniversario cumplía este sábado 14 de marzo), no se nos ocurre mejor homenaje que volver al paisaje donde el padre del naturalismo montó su plató en plena naturaleza: el barranco del río Dulce.

El título mismo de esta ruta es una de esas frases que repetía hasta la saciedad en cada uno de sus programas televisivos,  "Por las cárcavas del río Dulce..." , y aún hoy parece que le estemos escuchando, con los aullidos del lobo como banda sonora.

Apenas 16 kilómetros de río, desde Pelegrina hasta Aragosa,  conforman este barranco, cuya vista más panorámica se tiene desde el mirador dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente, al que podemos llegar directamente desde la carretera que conduce de Torremocha del Campo a Sigüenza. Es un feo monolito, erigido por suscripción popular agradece la labor de este amante de la naturaleza, que deja  rastro de la falta semántica (en la placa pone eregido) , pero que abre una ventana espectacular sobre el barranco.

El entorno fue declarado Parque Natural en 2003, y su superficie abarca 8.348 hectáreas, que se extiende por los términos municipales de Sigüenza, Mandayona, Saúca, Torremocha del Campo, Mirabueno y Algora. Precisamente en la localidad de Mandayona se abrirá para el mes de abril o mayo el centro de interpretación de este Parque Natural, en el que la figura de Félix Rodríguez de la Fuente tendrá cumplido homenaje. Otro centro similar se quiere instalar en Pelegrina.

A decir verdad, y sin hacer de menos a los encantos y la hospitalidad de estos municipios, es en el paisaje y en la tranquilidad de un valle labrado por el agua dulce, de un río antaño bravo y hoy delicado, donde el amante de la naturaleza encontrará ese pequeño paraíso que andaba buscando.

Al borde del río

Relieves verticales del barrancoPara  ir andando al borde del río, lo mejor es dejar el coche en Aragosa y tomar el sendero que parte desde aquí hasta La Cabrera. Es un camino amplio que se encuentra sin dificultad siguiendo en canal de la minicentral eléctrica de Aragosa. Un recorrido  lleno de colores y relieves verticales, donde anidan la grulla y el buitre leonado.

Dejando los campos a los pies, si el visitante es atento y alza la vista, tendrá la posibilidad de contemplar algunas rapaces rupícolas, entre las que están el halcón peregrino, el águila real, el águila perdicera, el buitre leonado y el búho real. El agua cantarina en las pequeñas cascadas pondrá el ritmo de relax a nuestro pulso.

A mitad de camino uno se topa con las ruinas del  caserío de los Heros,  antigua fábrica donde  se manufacturó el primer papel moneda que empleó el Banco de España. Ahora quieren hacer aquí un hotel con spa, pero sería herir de muerte a un paraje muy delicado.

Las riberas del Dulce ofrecen un hábitat más afable para la vegetación, permitiendo la aparición de retazos del bosque galería, principalmente fresnedas con sauces y álamos blancos,  y choperas . Si uno tiene suerte puede hasta contemplar alguna trucha saltando en el agua,  ver a la huidiza nutria o al martín pescador.

Es una ruta ideal también para el paseo en bicicleta, con un recorrido ecoturístico marcado dentro de la Ruta del Quijote y una zona señalizada para invidentes.

Si deshacemos el camino andado (unos cuatro kilómetros), o tenemos apoyo logístico que nos acerque el coche hasta La Cabrera, no hay que dejar de acercarse a Pelegrina, donde el cañón del Dulce se abre, para trazar una hoz perfecta.

Los muros del castillo de La Pelegrina, en absoluta ruina sobre un roquedo peñón, dominan este recatado caserío, donde existe un magnífico restaurante (Restaurante El paraíso) donde dar al estómago la paz que ya tiene el espíritu tras recorrer esta ruta.

Cascada en AragosaPara  hacer la digestión podemos bajar de nuevo al barranco desde esta localidad y caminar por el cortado de Gollorio, para alcanzar a ver la cascada, que renace cuando hay abundantes lluvia, manando de la piedra que  se recorta y se abre en oquedades de mil formas entorno a una sauceda.

Si se quiere hacer noche en la misma zona hay en Aragosa unas coquetas casas rurales con un amable servicio e incluso una que tiene spa. A tiro de piedra está Sigüenza con una completa oferta hostelera y otra merecida visita.

Cómo llegar

Por la N-II, hasta pasar el desvío de Almadrones. A escasos kilómetros se halla el desvío en dirección a la CM-1101, en dirección Mirabueno, Aragosa y La Cabrera. A Pelegrina se puede llegar tomando la CM-1101 en dirección a Sigüenza. Antes de llegar un desvío de unos 16 kilómetros conduce a Pelegrina.
Visto 4189 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.