Foto: J Fraile Foto: J Fraile

La virtud del agua en Checa

Ahora que Checa está nominado como una de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha es buen momento para acercarte a conocer este precioso pueblo que se encuentra a unos 189 kilómetros de la capital de la provincia y 42 de Molina de Aragón, en el sudeste de la provincia, y que forma parte del Parque Natural del Alto Tajo y que sorprende al viajero, siempre para bien . Y no es un pueblo pequeño, que para el Señorío es de los más grandes, con 429 habitantes.

Enclavado en un valle alto, con 1369 m. sobre el nivel del mar , flanqueado por dos altos cerros, el Picorzo y Pedro Maza, y un hermoso pinar que se conoce como dehesa de La Espineda , Checa tiene la virtud de estar atravesado por los ríos Cabrillas, Hoz Seca y Tajo.

Incluso en el propio casco urbano el agua es protagonista pues entre las calles de Checa discurre el río Gil de Torres (al que los checanos gentilmente llaman Genitoris), que se precipita en cascadas, riega vegas y jardines y provoca hasta siete puentes con un paisaje admirable aun sin salir del pueblo. Y el agua no solo fluye, sino que también brota en fuentes, dentro y fuera del casco urbano. la más espectacular es sin duda la que marca el nacimiento del Gil Torres, a 1 kilómetro del pueblo, en el paraje conocido como la Aguaspeñas, donde el agua surge en cascada arropada de vegetación sobre un pliegue tobáceo.

El agua no es el único secreto escondido en las rocas, pues tal es la riqueza de formación geológica de esta zona, que una de las nueve geo-rutas inauguradas ahora para el Parque Natural atraviesa un buena parte del término, enseñando rocas traídas por icebergs, relieves y millones de fósiles de graptolitos.

Ya en el pueblo destaca a Plaza Mayor (Plaza de Lorenzo Arrazola) que es un magnífico conjunto de arquitectura tradicional molinesa. en ella se encuentra el Ayuntamiento, es obra del siglo XVIII, la fuente pública (de 1905) y la Casa de los Pelegrines, del siglo XVIII,. También está la de los García o Condes de Clavijo, cuyo escudo remata la clásica fachada, en la que además se admiran buenos ejemplares de forja popular; su interior es interesante y está en buenas condiciones de conservación.

Luego un sinfín de calles con nombres tan sugerentes como la Marimala, o la calle Larga, que tan pronto se asoman a una terrera de arenisca, en la que las casas se incrustan contra la roca, como descubren un barranco, o un mirador Fachadas de color blanco, con bellas forjas en las ventanas y balcones, siempre repletos de flores, marcan la herencia andaluza de este pueblo serrano, que bajaba con la trashumancia hasta tierras andaluzas, cada invierno, buscando el calor para las reses. Hoy ya no hay trashumancia, aunque queda ganado en la zona y muchos vestigios de este oficio que pronto tendrá museo, a modo de centro de interpretación del Alto Tajo.


Cómo llegar
Desde Madrid o Guadalajara

En dirección a Barcelona, por la N-II, tomar el desvío en Alcolea del Pinar hacia Teruel, hasta llegar a Molina de Aragón, donde nuevamente nos desviamos hacia Checa o Peralejos de las Truchas. En Terzaga, nuevo desvío hacia Checa.


Visto 3096 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.