El Tajo da la bienvenida en Trillo

El Tajo da la bienvenida en Trillo

Una visita completa que logra aunar naturaleza  con historia, cultura y tradición

Una nube de peces de acero da la bienvenida al viajero por su acceso noroeste, mientras un grupo de gancheros, también metálicos, hacen lo propio por su lado sudeste. Tal recibimiento da una primera idea de la estrecha relación que une a Trillo con el agua, con el agua del Tajo y de su afluente, el Cifuentes. El bello municipio, frontera entre la Alcarria y el Alto Tajo, ofrece al turista una visita completa, pues logra aunar naturaleza -quizá el encanto trillano más sobresaliente-, con historia, cultura y más servicios de los que cabría esperar en una localidad de poco más de 1.500 habitantes.


Un paseo turístico por Trillo no debe pasar por alto una visita a su iglesia parroquial, huella renacentista en la localidad; su puente sobre el Tajo, el mejor testigo de la historia de la villa; la Casa de los Molinos, el edificio más antiguo del pueblo, ahora reconstruido; el Real Balneario Carlos III; los restos del Monasterio de Óvila, una verdadera joya arquitectónica emplazada en la pedanía trillana del mismo nombre; y los museos etnológico y Prometeion, dos lugares donde el viajero puede conocer, de una forma didáctica y también visual, el pasado, el presente y el futuro del municipio de la vera del Tajo.

Entorno natural privilegiado

Sin embargo, es el entorno natural, el paraje verde en el que se ubica la población, el aspecto que más agrada al visitante. Las dos cascadas naturales que el Cifuentes dibuja a su llegada al Tajo son quizá los puntos más bellos de Trillo. Permanecer durante algunos minutos disfrutando de la brisa fresca y húmeda que desprende el Chorrerón, para acceder después, a través de unas estrechas escalerillas de piedra que se alinean con el torrente de agua, hasta la primera de las cascadas y la de mayor altitud, es un capricho que ningún turista debe dejar de darse. El sonido del agua al pasar y caer incrementa aún más la sensación de paz que se experimenta en éste, el punto más emblemático del municipio trillano por méritos propios.

También resulta muy gratificante dar un paseo por el parque lineal y fluvial que parte del puente sobre el Tajo y que termina, en su tramo más urbano, en las pistas de pádel y la piscina municipal. Para los viajeros más deseosos de camino, el tramo puede alargarse muchos kilómetros ‘río abajo’ más, a través del paraje conocido como El Vivero, que alcanza los meandros que el Tajo dibuja antes de convertirse en pantano. Ya sea a pie o en bicicleta, resulta todo un placer para los sentidos.

No sólo ésta, de Trillo nacen y mueren numerosas rutas senderistas de mayor o menor dificultad. Una de ellas es la que alcanza las Tetas de Viana, un doble monumento natural desde el cual se puede vislumbrar una panorámica privilegiada de Trillo y todo su entorno. Se trata de una referencia para la comarca y de la formación gemela se dice en la zona un popular dicho: “Tetas de Viana, muchos las ven, pero pocos las maman”. Y es que alcanzar su cima puede resultar harto cansado, pues el último tramo de subida es tan escarpado como bella la vista que se disfruta desde cualquiera de estas dos ‘torres’ naturales que coronan la villa trillana.

Pero la oferta deportiva y de ocio natural que ofrece Trillo trasciende de sus senderos, pues el río se alía con trillanos y visitantes ofreciendo un magnífico espacio para la práctica de la pesca y el piragüismo, que se han convertido casi en los ‘deportes municipales’ por antonomasia. Pádel, frontón, fútbol, ‘skating’, quads, ciclismo y motociclismo y algunas otras especialidades también son posibles en el pueblo gracias a unas magníficas y completas instalaciones deportivas.

Las fiestas de septiembre, en honor a la Virgen del Campo, patrona del municipio; la Feria Chica, con unas Vacas al Tajo que aspiran a convertirse en festejo de Interés Turístico Provincial; o cualquier fin de semana de su ‘Julio Cultural’, en que el pueblo se llena de vida y actividades, son buenos momentos para disfrutar de Trillo, de su color verde y de su paisaje y paisanaje.

Visto 2753 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.