Detenido en Azuqueca el jefe del macrolaboratorio de cocaína desmantelado cerca de Toledo

Detenido en Azuqueca el jefe del macrolaboratorio de cocaína desmantelado cerca de Toledo

Es una macrooperación que han desarrollado, de forma conjunta, las Policías de España y de Colombia, consiguiendo desmantelar dos macrolaboratorios de cocaína en la localidad de Casasbuenas (Toledo), a apenas 20 kilómetros de la capital regional, y en plena selva colombiana, en Tolima.  Los GEO entraron cuando el laboratorio estaba en pleno proceso de producción y detuvieron a cuatro "cocineros" llegados expresamente desde Colombia y a una quinta persona que se dedicaba, exclusivamente, a vigilarlos. Además otros cuatro fueron arrestados en Azuqueca de Henares, entre ellos el jefe de la organización y su lugarteniente. Tenían capacidad para producir hasta 500 kilos al mes de la droga que traían como coca base impregnada en carbón de hulla y que mediante un complejo proceso químico convertían en cocaína lista para vender.

 En el laboratorio toledano fueron detenidos cuatro «cocineros» llegados expresamente desde el país latinoamericano para realizar la extracción de la coca base para su posterior transformación en clorhidrato de cocaína, junto con una quinta persona que se encargaba única y exclusivamente de vigilarles mientras trabajaban.

Entre ambos laboratorios elaboraban dos toneladas de coca al mes. De hecho, en Casasbuenas fueron intervenidos 150 kilos de coca base, 7 kilos de cocaína ya lista para su distribución, 7 toneladas de productos químicos utilizados como precursores, un revólver y más de 100.000 euros en metálico.

En total han sido detenidas nueve personas, entre ellas el líder de la organización y su lugarteniente, quienes también controlaban otro centro de adulteración y corte de cocaína en la provincia de Guadalajara.

Uno de los detenidos tenía una entramada de empresas que ponía a disposición de la organización, entre las que hay una que importaba carbón hulla desde Sudamérica, carbón que venía impregnado con la sustancia estupefaciente y que luego, mediante un complejo proceso químico, era recuperada en el laboratorio desmantelado.

La coca base llegaba impregnada en carbón de hulla y luego se extraía la pasta base

Fue a principios de 2019 cuando comenzó la investigación conjunta, tutelada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Toledo y el apoyo del 6, además de por la Fiscalía Antidroga. Fue cuando los agentes supieron de la existencia de una organización que lideraba un individuo de nacionalidad colombiana, miembro disidente de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), quien pretendía crear en España una compleja infraestructura para recibir cocaína desde Colombia oculta en diferente mercancía legal y, más tarde, en un gran laboratorio clandestino, extraer la pasta base y elaborar la cocaína.

Entonces averiguaron que un ciudadano español residente en Navahermosa (Toledo) tenía un entramado de empresas que, presuntamente, ponía a disposición de la organización para sus actividades ilícitas.

Hasta que averiguaron que en Casasbuenas había un laboratorio clandestino. Fueron los GEO quienes asaltaron la vivienda, justo en el momento en el que el laboratorio estaba en pleno proceso de producción.

Se piensa que cada mes se podía producir hasta 500 kilos de cocaína.

El jefe y su lugarteniente, detenidos en Azuqueca de Henares 

También realizaron tres registros en otras tantas viviendas de Azuqueca de Henares , entre ellos el del jefe de la organización y su lugarteniente, desmantelándose un centro de adulteración y corte de cocaína que tenían en uno de los domicilios de seguridad, donde había cinco kilos de cocaína listos para su distribución y 110.000 euros en metálico.

Como quiera que uno de los líderes de la organización formaba parte de la disidencia de las FARC, se inició la colaboración con la Policía Nacional y el Ejército de Colombia, por lo que iniciaron una investigación sobre el Frente 21 de las disidencias de las FARC que controlaba la zona de Tolima, ya que esta organización criminal enviaba cocaína en barcos y contenedores a América central, Estados Unidos y Europa.

Hasta que fue localizado el laboratorio clandestino. Cuando llegaron las Fuerzas Armadas Colombianas se produjo un enfrentamiento armado con los puntos de vigilancia de las FARC, huyendo sus responsables por la selva. Un laboratorio que tenía una capacidad para elaborar 1.500 kilos de cocaína al mes y que fue destruido en su totalidad.


Medios

Visto 239 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.