La anestesista Laura Martínez-Meco se ha sumado a una iniciativa en la que ya participa desde hace seis campañas el jefe del servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, José Manuel Ramia. La anestesista Laura Martínez-Meco se ha sumado a una iniciativa en la que ya participa desde hace seis campañas el jefe del servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, José Manuel Ramia.

Una anestesista del Hospital de Guadalajara se suma a una misión humanitaria en Ecuador

Dos médicos del Hospital Universitario de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), han participado en una misión humanitaria desarrollada en el Hospital Básico Padre Enrique Gayraud, en la localidad de La Concordia (Ecuador) y promovida por la Asociación Benéfica Chirurgia con diferentes ayudas, entre ellas una beca de la Asociación Española de Cirujanos (AEC).

La anestesista Laura Martínez-Meco se ha sumado a una iniciativa en la que ya participa desde hace seis campañas el jefe del servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo, José Manuel Ramia, con el objetivo de atender e intervenir a población sin recursos de esta zona.

El equipo que ha participado en esta última campaña está compuesto por nueve profesionales, concretamente, seis cirujanos de distintos centros hospitalarios, uno de ellos con especialidad en Cirugía Pediátrica, y tres anestesistas. 

La Asociación Benéfica Chirurgia es una entidad sin ánimo de lucro que promueve la realización de cirugías entre población que carece de recursos económicos para costear este tipo de intervenciones. Para esta misión humanitaria se desplazaron a la pedanía La Independencia con el material quirúrgico necesario aportado por los propios voluntarios.

La labor del equipo ha consistido en intervenir hernias inguinales, umbilicales, pequeñas eventraciones o lipomas en quirófanos básicos, intervenciones de cirugía mayor o menor de tipo ambulatorio, de manera que todos los pacientes pudieran regresar a su casa tras la intervención. En este sentido, debían realizar cirugías que no precisaran hospitalización, por la falta de infraestructura y recursos en la zona para mantenerles ingresados.

Los pacientes fueron seleccionados durante los primeros días de estancia, tras la imprescindible colaboración del personal sanitario local que se encargó de difundir la convocatoria para que las personas interesadas pudieran solicitarlo. A la hora de seleccionar los casos, se priorizó aquéllos más graves, con mayor sintomatología, y también a las personas que no dispusieran de recursos económicos para acceder a la sanidad.

En total, se valoró a 123 pacientes y se intervino finalmente a 96 a lo largo de cinco jornadas quirúrgicas durante las cuales se realizaron 100 procedimientos (algunos pacientes precisaban más de una cirugía).

Laura Martínez-Meco ha destacado la labor del equipo, “que ha trabajado como una piña” y ha valorado “muy satisfactoriamente” la experiencia, que recomienda a todos los profesionales. “Me ha sorprendido gratamente tanto desde el punto de vista profesional como humano y personal, siendo las personas las que nos han hecho crecer. Hemos recibido mucho más de lo que hemos dado, en un ambiente diferente, al que estamos poco acostumbrados y con personas enormemente agradecidas para quienes la ayuda humanitaria es su único recurso para acceder a la sanidad”, ha subrayado.

Para futuras ediciones, ha apuntado, pretenden cubrir zonas aún más desfavorecidas y en las que a la vez el trabajo sea viable por reunir unas condiciones e infraestructura mínimas para poder operar con seguridad.

Visto 363 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.