En la mitad de las muestras de frutas y verduras se han encontrado residuos de plaguicidas

En la mitad de las muestras de frutas y verduras se han encontrado residuos de plaguicidas

Hoy jueves 11 de octubre, a las 19 horas en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública Provincial de Guadalajara, habrá una conferencia coloquio sobre pesticidas en alimentos y ríos,  impartida por Dolores Romano Mozo, experta en químicos de Ecologistas en Acción.

La edición de 2018 del informe ‘Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores’, de Ecologistas en Acción, alerta de la elevada presencia de residuos de plaguicidas en alimentos partiendo de los datos de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

El informe pone el foco en un tipo concreto de plaguicidas, los disruptores endocrinos (también conocidos como EDC), que tienen capacidad de alterar el funcionamiento normal del sistema hormonal tanto de seres humanos como de animales.

Al menos 38 plaguicidas disruptores endocrinos contaminaban los alimentos españoles en 2015, cifra superior a los 33 encontrados el año anterior. Los dos alimentos con mayor número de plaguicidas fueron los tomates y los pimientos, cuyas muestras contenían residuos de 37 plaguicidas diferentes, 16 de los cuales son contaminantes hormonales.

La exposición de la población a estos tóxicos se relaciona con enfermedades y daños en la salud cuya incidencia ha crecido en las últimas décadas como pérdida de fertilidad, malformaciones congénitas, diabetes, obesidad, daños en el sistema inmune, autismo, síndrome de hiperactividad y diversos tipos de cáncer como el de mama, próstata, testículos o tiroides.

El Reglamento Europeo 1107/2009 prohíbe expresamente el uso de plaguicidas que puedan afectar al sistema hormonal. Por desgracia, los criterios recientemente aprobados para definir qué plaguicidas son disruptores endocrinos establecen un nivel de prueba tan elevado para identificar una sustancia como disruptora endocrina que muy pocas sustancias activas con propiedades de alteración endocrina serán prohibidas. Por lo tanto, no cumplen su objetivo de proteger la salud de la población y el medio ambiente.

Al no ser considerados disruptores endocrinos, estos plaguicidas se encuentran en los alimentos por debajo de un límite legal, algo inadecuado para este tipo de sustancias para los que cualquier mínima cantidad entraña un peligro. Este peligro puede multiplicarse por la acción combinada de las decenas de plaguicidas encontrados en algunos alimentos.

Ecologistas en Acción pide al Gobierno español que adopte medidas ante el fracaso de la Comisión Europea para desarrollar criterios que identifiquen todas las sustancias EDC, aconseja un cambio de rumbo hacia formas de producir alimentos ecológicamente sostenibles y socialmente justas y da una serie de consejos individuales para evitar, en la medida de lo posible, los plaguicidas disruptores endocrinos en los alimentos.

Visto 454 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.