Haciendo el ganso en Tendilla y con un parche en Pastrana

Haciendo el ganso en Tendilla y con un parche en Pastrana

La penúltima etapa del viaje a la Alcarria organizado por la Diputación ha tenido como escenarios Tendilla y Pastrana, tras dejar atrás Sacedón donde hoy los viajeros han hecho noche en la Posada donde durmió Cela hace ahora 70 años. Esta novena etapa los viajeros no han sido caminantes, pues al igual que Cela hizo el trayecto entre Sacedón y Tendilla y luego hasta Pastrana embutido en el autobús de línea rudimentario, que llevaba delante a los pasajeros y detrás las mercancías y animales, los viajeros del Journey to the Alcarria, han viajado en la furgoneta de la Diputación embutidos en la nostalgia que se va apoderando de ellos, por ver que se acaba el viaje, y que trataban de espantar cantando al ritmo del bugui-bugui.

En Tendilla, los viajeros han conmemorado el picotazo que un ganso le dio a Camilo José Cela cuando intentaba refrescarse en un corral con agua del pozo, con unas vistosas plumas de colores que han lanzado al aire a modo de ‘performance’. Ha sido la Camila del día, Cristina, una española de San Sebastían de los Reyes, quien ha leído este episodio del Viaje a la Alcarria, mientras que los viajeros representaban la escena a su manera, pues los gansos, en verdad eran aquí cojines, delicadamente decorados a mano, cargados de esas plumas de colores y el grito por el recio picotazo en el culo, era para ellos carcajada y algarabía, casi como los graznidos del ganso.

Las plumas se recogen de nuevo una vez acabada la escenificación y los dos cojines con las firmas estampadas de todos los viajeros, que quien sabe si mañana valdrán un Nobel, son el regalo personalizado para el alcalde y el presidente de la Diputación.

13445377 1075606845868512 5464801042093355166 n

Aquí ha estado presente el presidente de la Diputación, José Manuel Latre, junto al alcalde del municipio Jesús María Muñoz y miembros de la Corporación municipal que también han participado en la visita turística a la iglesia y al museo de Tendilla, “un  pueblo de soportales, largo como una longaniza y estirado todo lo largo de la carretera”, según dejó escrito Camilo José Cela. En casa del alcalde los viajeros han compartido paella y sobremesa, hablando de Tendilla, de Cela, y de un viaje cargado de anécdotas que ya ha hecho piña entre los viajeros, con los talentos de cada cual como argamasa, ya a Pedro y a Marina les toca repetir su virtud para el canto.

A media tarde los viajeros llegan a la Villa Ducal de Pastrana y recorren sus calles visitando la Colegiata, el convento fundado por Santa Teresa de Jesús o el Museo de Tapices, entre otras joyas del patrimonio de Pastrana  con su alcalde Ignacio Ranera, como cicerone y con los diputados Jesús Parra y Lucía Enjuto. Los viajeros lucen su parche como la princesa de Éboli, duquesa de Pastrana, mientras callejean, porque la enigmática tuerta, ha sido símbolo del viaje desde el principio. "Pastrana es una ciudad con calles de nombres hermosos, llenos de sugerencias: calle
de las Damas, del Toro, de las Chimeneas, calle de Santa María, del Altozano, del Regachal, calle del Higueral, del Heruelo, de Moratín", dejó escrito Cela.

13432164 1075609049201625 2443871451944882439 n

Con el erudito párroco del pueblo conocen en la Colegiata los pormenores de esa otra caminante que era Santa Teresa, y pueden gozar de ese órgano con sus antiguos registros musicales. También pueden contemplar la colección de tapices góticos de Alfonso V de Portugal, esa por la que se lamentaba Cela, porque había volado a Madrid,  ya que decían que no había  un buen sitio donde tenerlos y que en la sacristía donde se mostraban se estaban echando a perder. Seguro que Cela se alegraría de conocer que en lo que fuera sala capitular de la Colegiata los tapices ya tienen su museo y totalmente restaurados.

Tambien giran visita los viajeros al Museo de extramuros instalado en el claustro y la iglesia del convento del Carmen que recoge una colección de siete grandes óleos que narran la llegada de Santa Teresa de Jesús a Pastrana en 1569 y la fundación de los conventos. 

Ya en el Palacio Ducal de Pastrana, que ya no da pena verlo, como dijo Cela, que se lo encontró casi en ruinas, porque en 1997, la Universidad de Alcalá de Henares adquiere el palacio y emprende obras de restauración, los estudiantes han asistido a la lectura y actuación de la Asociación ‘Damas y Caballeros’ de Pastrana que pone en contexto histórcio a sus principales personajes, Snata Teresa, San Juan de la Cruz, la princesa de Éboli o Ruy Gómez de Silva.

A la luz de la luna y junto a la fuente de los Cuatro Caños, que mana agua con generosidad, los viajeros comparten la que será su última cena, cargada de confesiones y morriña.

Será también en este Palacio Ducal de Pastrana donde tendrá lugar hoy miércoles final del Viaje a la Alcarria, la entrega de diplomas, por parte de la Universidad de Alcalá, a todos los viajeros, en la que estará presente el presidente de la Diputación, José Manuel Latre, y el vicerrector del Campus de Guadalajara de la Universidad de Alcalá, Carmelo García. Será un acto solemne, pues el viaje es también Curso de Verano universitario, y de despedida, el viaje va tocando a su fin… “Una despedida en la que se ponen el alma y los cinco sentidos”.

 13423815 1075609259201604 5121658678637316384 n


Medios

Visto 2713 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.