Portada del semanario taurino El Ruedo, del 15 de junio de 1965, recogiendo la correda de inauguración de "La Muralla". Portada del semanario taurino El Ruedo, del 15 de junio de 1965, recogiendo la correda de inauguración de "La Muralla".

Cincuenta aniversario de la inauguración de la Muralla

En el epílogo de la primavera de 1965, y como prólogo del verano llegan los calores estivales y se agostan los campos de la Alcarria, pero Brihuega se viste de gala para la inauguración de  su plaza de toros "La Muralla". La Promotora Briocense se afana en concluir las obras, que se habían iniciado 220 días antes, el 8 de septiembre de 1964, con la explanación de los terrenos. Mucha mano de obra local, casi dos centenares de obreros briocenses, contribuyen a esta gran labor, que además, como la afición se lleva en la sangre, se anhela el momento de la inauguración con una corrida memorable, aún impresa en el recuerdo y en la retina de muchos lugareños y foráneos. Todo un acontecimiento con la llegada en helicóptero, apoteósica, de uno de los toreros, en un auténtico baño de multitudes, con 8.054 entradas puestas a la venta.

Brihuega en 1964. Tras la Guerra Civil Brihuega intenta avanzar, se levanta lentamente, la villa obtiene la ayuda de Regiones Devastadas, pero ha quedado señalada y comienza un cada vez más acentuado declive.

El pueblo se anima durante el verano con la llegada de los veraneantes, que acuden todos los años, le dan algo de vida. Sin embargo el paro estacional (sobre todo en invierno) aumenta y la emigración se hace alarmante.

Es entonces el año de 1964, un año de esperanza para Brihuega. Un grupo de entusiastas y amantes del pueblo forman una Sociedad, «Promotora Briocense, S. A.», con el único y admirable fin de levantar Brihuega, de hacerla renacer de sus cenizas. Se decide inmediatamente el plan de obras, tiene que ser todo, pues todo está por hacer.

Los planes de las obras son muy ambiciosos: descubrir y restaurar los monumentos antiguos, trozos de muralla, nuevos arcos, realzando los ya conocidos; se descubren las maravillosas cuevas, el patio de armas del castillo, el convento de los franciscanos; una nueva vía de comunicación y circunvalación del pueblo junto a las murallas, se pavimentan y empiedran muchas calles, se adereza el famoso jardín de Carlos III, se ajardinan nuevas zonas. 

Todo esto, lógicamente hará fomentar el turismo, además como complemento a los monumentos y bellezas naturales, se crean dos cotos de caza y pesca, que dada su cercanía a Madrid pueden hacerlo subir.

De forma simultánea se inaugura una cafetería y restaurante, se inicia la construcción de un hotel y la de un centro polideportivo con piscina, frontón, bolera, cancha de tenis, baloncesto, balonmano... y se ultima la construcción de una Estación de Servicio y algunas obras más.

Se acometen obras en infraestructuras, como el abastecimiento de agua corriente a las casas que todavía no disponían de este servicio, la construcción de nuevas viviendas, derruyendo edificios hundidos y preparando solares para unas nuevas construcciones. 

En el sector agrario se fomenta el cooperativismo y el asociacionismo, ayudándoles con créditos destinados a la mecanización de las labores. Igualmente se prepara el establecimiento de nuevas fábricas, aparte de las que ya están en funcionamiento o a punto de inaugurarse, una de productos químicos y otra de cerámicos.

Además, hay una idea en la mente de los promotores que pronto pasa a ser realidad: la construcción de una Plaza de Toros.

Por aquellos entonces, lo recogen los cronistas y así lo hace, también, el ingeniero José Antonio Gutiérrez Rizo: "...¿Pero cómo una gran Plaza de Toros en un pueblo de 2.500 habitantes?. Será una placita  pequeña para capeas y becerradas. Pues no, se trata de una plaza con capacidad próxima a las 7.000 localidades y preparada según el Reglamento Vigente para la celebración de corridas de toros..."

Gutiérrez Rizo sigue argumentando, con gran entusiasmo, el ambicioso proyecto que sería una realidad al año siguiente: "...Ésta fue, no la construcción de una Plaza en una zona de moda o para una explotación como negocio rentable, sino una Plaza de acuerdo a la tradición histórica del pueblo y además, situada en el recinto amurallado, junto a uno de los arcos góticos más bellos de España, por su esbeltez y rareza y con unos chiqueros que se iban a situar en una de las dependencias del antiguo ..."

Se comenzó la construcción a primeros de septiembre de 1964 con el movimiento de tierras. En 15 días se movieron más de 10.000 metros cúbicos de tierra. Las rocas calizas hubo que desmontarlas con varias voladuras, y a primeros de octubre se comenzó a cimentar.

El equipo de construcción estaba compuesto por el constructor, Jesús Ruiz-Pastor; el arquitecto, Ambrosio García; el aparejador, señor Romero y el encargado, Faustino Sáez.

El número de trabajadores en la construcción fue de 267, incluyendo albañiles y peones, ferrallistas y encofradores, carpinteros, electricistas y fontaneros. Las obras concluyeron el 10 de junio de 1965.

La construcción de la plaza, tal como se había diseñado en el proyecto es de cemento por dentro y por fuera de piedra, para armonizar perfectamente con el entorno que la rodea. Y está equipada con todos los adelantos de una moderna instalación donde se podían celebrar todo tipo de acontecimientos socioculturales. En este orden de cosas cabe destacar su iluminación, la amplitud de las dependencias que incluían dos amplias cuadras para 10 caballos cada una, quirófano y sala de curas, capilla y varios cuartos de aseo,  patio de caballos, 10 toriles y 3 corrales para el apartado de reses en el antiguo jardín del convento.

La plaza de toros de "La Muralla" desde "El Portillo"

"La Muralla" está situada en un magnífico paraje, que se asoma como una atalaya a la Vega del Tajuña, al este de la villa medieval, junto al impresionante Arco de Cozagón, puerta de las murallas briocenses en el camino que unía la villa con la ciudad mitrada de Toledo, dado que, precisamente el Clero Toledano, durante muchos siglos han sido los señores de este vergel, que pasó a denominarse: El Jardín de la Alcarria.

Ésta era la más importante vía de acceso a la villa hasta hace un par de centurias, y aún en la actualidad puede verse la magnificencia que debió tener en tiempos este arco gótico de extraordinaria esbeltez, que ha sido el gran perjudicado con la construcción de la plaza.

El conjunto del nuevo coso taurino está en perfecta armonía con el entorno que rodea el casco histórico artístico de Brihuega. La perfecta simbiosis formada por esta amalgama de construcciones enriquece el valor arquitectónico de la población.

La plaza de toros construida en piedra, muestra un aspecto de rancio abolengo, en el que se conjuga lo antiguo y las más modernas infraestructuras: corrales, chiqueros, enfermería, capilla, accesos. conforme a lo dispuesto en el vigente Reglamento Taurino.

La capacidad de la plaza, cantidad sobre la que mucho se especula, es de 8.054 localidades que se ponen a la venta en el festejo de inauguración. De las cuales, dos mil son de pie. Y para los más curiosos diremos que sobre la cantidad cobrada por "El Cordobés", se especula que alcanzó un millón doscientas mil pesetas.

Ecos en la prensa nacional

Los ecos de los medios de comunicación, tanto de difusión local, como provincial, o nacional, son extraordinarios. En la revista "Semana", en la edición de fecha 12 de junio de 1965, por entonces dirigida por Jesús Mª Zuloaga, aparece en portada un doble del más famoso de los toreros de la época, Manuel Benítez, "El Cordobés", al que se le ve como aterriza con un helicóptero en las inmediaciones de la recién construida plaza de toros "La Muralla" de Brihuega en loor de multitudes.

Por aquellos momentos la prensa se hacía eco entre otras noticias de sociedad que ocupaban los espacios de prensa como era el nacimiento del segundo vástago de los por entonces, Príncipes de Asturias, que a la postre sería la infanta Elena de Borbón.

Otra de las noticias fue: Su Excelencia, el Jefe del Estado recibe en audiencia en el palacio de El Pardo, a los representantes de las provincias de Fernando Poo y de San Carlos. También era galardonado en esos días Camilo José Cela con el premio nacional de Turismo de los XXV Años de Paz.

La nota trágica la ponían en estos días dos lamentables accidentes de catastróficas dimensiones. El uno, un autobús con varios jóvenes se despeña en el término municipal de Torrecilla de Cameros (Logroño) con el resultado de la pérdida de catorce vidas. El otro accidente, fue aéreo: dos aviones T-2B de la Base Aérea de Alcantarilla (Murcia) chocan durante la realización de unos ejercicios de paracaidismo, que eran presenciados por el Alto Estado Mayor; el resultado, igual de catastrófico que el anterior, la pérdida de catorce jóvenes vidas.

La noticia musical de estos días la ponía la llegada del "Torbellino Ye-Ye": la italiana Rita Pavone y la celebración de la festividad la Virgen del Rocío en Almonte (Huelva) donde acuden  los corazones andaluces.

El ambiente de Brihuega

Los días previos al feliz acontecimiento en la Villa alcarreña no se habla de otra cosa que no sea la inauguración de la nueva plaza de toros "La Muralla" de Brihuega: "la más grande la provincia y una de las más grandes de las de tercera categoría, pero casi la más bonita del mundo", comentaba un conocido periodista local.

Los elogios y admiraciones (con piropos e intervenciones grandilocuentes incluidas) que se destinan a Brihuega en estas fechas pronostican algo grande, fuera de lo común.

Por si todo esto fuera poco, como relatábamos anteriormente una conocida revista social, "Semana" fleta un helicóptero, y el domingo anterior a la inauguración, realiza un ensayo con "un doble", de extraordinario parecido con el auténtico Manuel Benítez. "El Otro" como se le denominó a este figurante es el novillero José Sáez. La presencia del helicóptero en la inmediaciones de Brihuega, con una semana de antelación y el enorme parecido de este torero vestido de luces, convocó a una ingente masa de público en la plazas de toros. En el albero del coso briocense dibujó unos lances al aire y recogió cálidas y cariñosas ovaciones del público que se dio cita en este simulacro, como refleja el nº 1321 de la revista Semana de 12 de junio de 1965.

Tanto "Nueva Alcarria" como "Flores y Abejas" anuncian en sus correspondientes ediciones el extraordinario evento, enfocado desde todos los puntos de vista posibles. Sus crónicas: "Nunca, en la tranquila vida de esta localidad ha despertado un hecho tanto interés y tantas esperanzas como este de la inauguración de la plaza de toros y mucho más cuando a primeras horas de la mañana del domingo, un helicóptero agitaba el aire de la villa para posarse en ruedo.".

Otra de las crónicas de "Nueva Alcarria": "La nueva plaza de toros, una de las más bellas de España, ya está totalmente terminada.la arena del ruedo traída de La Maestranza.". Y en cuanto al cartel y la ganadería: ".se confirma el cartel de Paco Camino, Andrés Hernando y El Cordobés.".  Para el encierro: "se buscó una baraja de toros pastueños, cómodos recortados y recogidos de la camada de D. Manuel Camacho, faltos de kilos, la experiencia y sentido que no dejan componer figuras y que exigen, cuando se dan unas condiciones lidiadoras que no ilegan tanto como el toreo de pote y ritmo lento".

La inauguración

Tarde calurosa la de ese sábado, 12 de junio de 1965, víspera de San Antonio. Se inicia el paseíllo a seis y media de la tarde a los sones del pasodoble. "En los tendidos no cabe un alfiler y la afición enfrentada. El pique entre Paco Camino y "El Cordobés", así como sus correspondientes aficiones va más allá de los ruedos. Odio y admiración que se funden en un diplomático abrazo profesional en el crisol de Brihuega en la inauguración de "La Muralla".

El ya desaparecido cronista local, F. Riaza describía así el evento: ".superando los cálculos más optimistas, arribaron a esta villa más de quince mil personas, pasando de dos mil los coches controlados.Para facilidad de comidas, además de los establecimientos que existen en ésta dedicados a ello, se ha instalado en el Paseo de Mª Cristina, un magnífico restaurante, con una barra de 75 metros de longitud.Por las noches del sábado y domingo, después de las corridas, dos grandes orquestas amenizaron una verbena popular en dicho paseo". El Sr. Riaza concluye su artículo: "Brihuega ha vivido unas jornadas memorables, y los que la han visitado en estos días han podido comprobar que no se trataba de ninguna "brihuegada", como alguien lo calificó, sino que todo es posible en esta villa.hasta que "El Cordobés" y Paco Camino toreen juntos."

La responsable de la organización de los festejos de la inauguración fue la empresa del señor Canorea que preparó dos festejos taurinos para el 12 y 13 de junio.

El 12 de junio: Paco Camino, Manuel Benítez El Cordobés y Andrés Hernando. Ganadería de Manuel Camacho, Madrid.

El 13 de junio novillada: El Monaguillo, Francisco Rivera Paquirri y Sebastián Palomo Linares. El precio oscila entre las 50 y las 1.000 pesetas.  Para la novillada entre 25 y 350 pesetas.

La arena fue traída desde Sevilla. En el centro se realiza un dibujo alegórico del escudo de Brihuega y el escudo de Carlos III.

La corrida inaugural y los primeros festejos

Los toros de don Manuel Camacho fueron faltos de kilos, los 6 pasaron la dura prueba de la puya con una sola entrada y doblaron alguna vez las patas. El mejor fue el cuarto al que se le dio la vuelta al ruedo.

Paco Camino: Deleitó con su toreo de filigrana. Andrés Hernando: Toreó con el garbo que sabe, convincente. El Cordobés: La fuerza electrizante del cartel, supo hacer honor a tanta responsabilidad.

Durante el mes de junio se programaron algunos festejos pero no llegaron a celebrarse. En los festejos de agosto, el 17 corrida con picadores, en la cual actuaron "El Viti", Andrés Hernando y Manuel Cano "El Pireo",  con ganadería de Sevilla.

El día 18 hubo novillada en la cual actuaron Andrés Torres "El Monaguillo", Francisco Rivera "Paquirri" y Palomo Linares.  Entre el 3º y 4º Toro se lidió un bravo novillo de nuestro paisano Félix Gamo para el rejoneador Juan Pérez de Guzmán, Conde de Hoortrante.

"El Viti": en el primer toro se pidió sustituto, pero no hubo, y el cuarto flojo de remos. No pudo hacer mucho. Andrés Hernando: en el segundo intentó sujetarlo en pie, en el quinto presencia justita. "El Pireo": en el tercero se rompió el cuerno contra el peto del caballo. ¿Por qué? Estaba roto antes. Aplausos al final, no quiso salir a recogerlos, e hizo bien. Sacó todo el buen toreo que lleva dentro en el sexto, toreo del bueno, alzado en hombros y paseo por el redondel, acompañado de Hernando.

Comentarista: Cáireles, Quien ya adelantó: "... no es bueno para esta plaza, a la que se apuntan altos vuelos, no se beneficia con toros pequeños y cambios de ganadería a última hora..."

El día de la Octava, el domingo, 22 de agosto de 1965 hubo una novillada sin picadores. En la misma actuaron los novilleros: Rafael Sánchez, José María Curro "Machano", Juli Mancilla "Viti II", de Guadalajara, y Pedro Romero Olivilla que lidiaron reses de la ganadería de Gamo y Vera.

Brihuega comparte portada con Nueva York y Bruselas

El prestigioso semanario, "La Actualidad Española" en su número 702, de fecha 17 de junio de 1965 exponía en portada el siguiente titular: "Brihuega: El Cordobés estrena plaza". Conjuntamente la portada aparece titulares de Nueva York y de Bruselas y una foto de una de las estrellas de la música pop del momento, la italiana, Rita Pavone, "El Torbellino Ye-Ye".

En un completo reportaje firmado por Miguel Logroño reflejaba fielmente los memorables actos celebrados en el "Jardín de la Alcarria". Sentenciaba en una frase, que servía de encabezamiento a una de las fotografías: "lo del helicóptero y la posibilidad de asistir a una fecha histórica colmó de público los tendidos. El festejo fue curioso. Toritos, sol, mucha pasión entre los aficionados y trofeos a discreción. Al final, asalto masivo, y la salida a hombros, en volandas de los tres diestros".

El reportaje finaliza con una pequeña entrevista al popular "Portillo", Julio Vacas, descubierto por Cela en su "Viaje a la Alcarria" y según su opinión: "lo del helicóptero fue un camelo".

FUENTE: reportaje publicado en el extinto bisemanario Guadalajara Dos Mil, el 20 de junio de 2005, con motivo del 40 aniversario de la Plaza de la Muralla.

Visto 2608 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.