El subdelegado del Gobierno recuerda que el uso cinturón de seguridad “es un seguro de vida”. El subdelegado del Gobierno recuerda que el uso cinturón de seguridad “es un seguro de vida”.

Tres cámaras, instaladas en la CM101 y A-2, vigilarán el uso del cinturón de seguridad

De las ocho víctimas mortales en las carreteras de Guadalajara registradas el año pasado, seis no tenían puesto el cinturón de seguridad. El dato es lo bastante contundente como para comprender que hay que insistir en el uso del cinturón y así lo va a hacer la Dirección General de Tráfico (DGT) inicia hoy una campaña especial de control del uso del cinturón de seguridad y de sistemas de retención infantil (SRI), con el objetivo de que todos los ocupantes de los vehículos utilicen estos dispositivos de seguridad, independientemente de la vía por la que transiten. Hasta el próximo domingo, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil incrementarán la vigilancia en vías interurbanas, y se sumarán también a ella al menos los ayuntamientos de Guadalajara, Azuqueca de Henares, El Casar y Marchamalo, para reforzar el control en vías urbanas.  

A la vigilancia que realizarán los agentes, se suman las tres cámaras de control instaladas en carretera (CM -101, y en la A-2 en ambos sentidos), y se intensificarán los mensajes en los paneles ubicados en carretera, con el fin de  influir en aquellos conductores u ocupantes de vehículos que todavía no utilizan estos elementos de seguridad y recordar la importancia de hacerlo.

El subdelegado del Gobierno, Ángel Canales, ha subrayado que “el cinturón de seguridad es un seguro de vida, que reduce en un cincuenta por ciento las posibilidades de fallecimiento en caso de accidente”. No llevar puesto el cinturón de seguridad es, junto con la velocidad y la conducción bajo los efectos del alcohol, uno de los principales factores de riesgo en la carretera. De hecho, ha recordado que seis de los ocho fallecidos en accidente de tráfico el año pasado en Guadalajara no llevaban el cinturón de seguridad. 

En cuanto a los Sistemas de Retención Infantil, Canales ha explicado que “no utilizarlos multiplica por cinco la probabilidad de que los menores sufran una lesión grave o fallezcan”. Los SRI son obligatorios hasta 1,35 metros de estatura y, como norma general, deben instalarse siempre en los asientos traseros del vehículo. Solo cuando estos no existan, o cuando ya estén ocupados por otros menores o haya dificultades técnicas (como en vehículos sin cinturones traseros), podrán situarse delante y siempre mirando hacia delante, salvo que se desconecte el airbag del asiento, ha aclarado el jefe provincial de Tráfico, Francisco de las Alas-Pumariño.

La sanción por no utilizar el cinturón de seguridad o los SRI es de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné de conducir. La gran mayoría de las infracciones se dan en los ocupantes de los asientos traseros, ha advertido el capitán de la Agrupación de Tráfico, Ángel Cebrián. “Es muy importante usarlo en los asientos traseros, porque los ocupantes de estos pueden impactar mortalmente contra los que ocupan los asientos delanteros”, ha señalado.

El uso del cinturón y de los Sistemas de Retención infantil es útil en cualquier trayecto: corto o largo, urbano o interurbano. El cinturón es complementario del airbag, que no es completamente eficaz para evitar salir despedido del habitáculo e impactar contra el parabrisas, si no se usa el cinturón. También es eficaz circulando en ciudad. Está demostrado que reduce hasta cinco veces la posibilidad de resultar herido grave o muerto. Una colisión a 50 kilómetros por hora equivale a caer de un segundo piso, y en una colisión frontal a 80 kilómetros por hora sin cinturón de seguridad, el resultado suele ser de muerte o lesiones graves.

Visto 439 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.