El acueducto de Caraca medía en torno a 3 km, del que se han localizado 112 metros de canalización de opus caementicium (el hormigón romano) conservada El acueducto de Caraca medía en torno a 3 km, del que se han localizado 112 metros de canalización de opus caementicium (el hormigón romano) conservada

Tercera campaña de excavaciones en Caraca para datar el acueducto

En breve comenzará la tercera campaña de excavaciones en Caraca (Driebes, Guadalajara), esta vez centrada en el acueducto que llevaba agua a esta ciudad romana. Las excavaciones se realizarán entre los días 12 y 23 de agosto de 2019, gracias a la subvención concedida por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, con la cofinanciación del Ayuntamiento de Driebes, el Ayuntamiento de Brea de Tajo y la Asociación de Amigos del Museo de Guadalajara, Asociación de Mujeres de Brea de Tajo y Áridos Blanquillo S.L.

A quienes deseen acudir a las excavaciones arqueológicas en el acueducto de Caraca pueden ir a la Jornada de Puertas Abiertas que se realizará en el yacimiento el viernes 16 de agosto con visitas guiadas a las 10:30 h y las 19:30 h.

En el año 2017 comenzaron las excavaciones arqueológicas en el Cerro de la Virgen de la Muela en Driebes con la excavación del foro y una sección del decumano de la ciudad romana. En el año 2018 se excavaron las termas monumentales. Ahora en el 2019 se centrarán en el acueducto.

La existencia de este acueducto confirma la importancia del núcleo urbano de Caraca. Esta conducción medía en torno a 3 km, del que se han localizado 112 metros de canalización de opus caementicium (el hormigón romano) conservada. El acueducto, tiene similares características al de Segobriga, y tuvo su cabecera en el manantial de Lucos, también situado en Driebes, un nombre que deriva de latín Lucus y que significa “bosque sagrado”. La construcción de este tipo de obras iba en consonancia con la monumentalización de las urbes con estatus municipal.

El proyecto de investigación denominado “Excavación y análisis del acueducto de Caraca (Driebes, Guadalajara)”, cuenta con un equipo multidisciplinar de investigadores, siendo los directores del mismo los arqueólogos Javier Fernández y Emilio Gamo, forman parte del equipo: Saúl Martín, David Álvarez, Gonzalo García, Antonio Alvar y Helena Gimeno (Centro CIL II de Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá), Alicia Castillo (Universidad Complutense de Madrid), María Ángeles Perucha, Miguel Ángel Rodríguez Pascua, José Francisco Mediato (I.G.M.E.), Rafael Sabio y Ana Gracia (Museo Nacional de Arte Romano) y Sergio Remedios (UNED Senior). Siendo novedad en esta campaña de excavación la participación del Museo Nacional de Arte Romano.

 

Los objetivos de la presente intervención, excavación arqueológica y recogida de muestras para analíticas en el tramo de acueducto conservado, responde a cuestiones de crucial importancia para conocer los orígenes y desarrollo de la ciudad de Caraca. Entre los objetivos del proyecto están conocer con fiabilidad la datación del acueducto, elemento angular para estimar la promoción jurídica de la ciudad y su programa de monumentalización visible en el foro excavado en 2017 y las termas públicas de 2018. Para ello se realizará la excavación arqueológica que recupere materiales arqueológicos y muestras de morteros para realizar análisis C14 en base a los restos orgánicos de la combustión de la cal.

Esta investigación permitirá avanzar en el conocimiento sobre las cuadrillas de especialistas que actuaron en toda la región.Verificar la funcionalidad del acueducto, empleado en tareas agrícolas, constructivas, industriales…Conocer si existen estructuras asociables no detectadas en superficie (respiraderos, desaguaderos, areneros, cubiertas).Y por último, conocer la posibilidad del consumo humano a través del análisis de los componentes del agua del manantial de Lucos –posible Caput Aquae- y las posibles concrecciones en el specus del acueducto.

 

Durante esta campaña los especialistas del I.G.M.E. llevarán a cabo estudios geológicos que aportan información valiosa en relación a la ciudad romana y su entorno.

Tanto en el valle del Tajo como en la zona elevada del valle del Tajuña se han encontrado evidencias paleosísmicas durante el Pleistoceno-Holoceno, por lo que no sería descartable que Caraca se hubiese visto afectada también por esta actividad sísmica. De este modo continuarán con el estudio arqueosismológico, en este caso el acueducto.

La posible existencia de inscripciones latinas, tan importantes para profundizar en la sociedad romana, será supervisada por el Centro CIL II de la Universidad de Alcalá, una inestimable ayuda para obtener la máxima información disponible a partir de la epigrafía.

En definitiva, se propone una campaña de excavación con el objetivo de evaluar el acueducto, sus características y su contexto histórico.

Por otra parte, la realización de las mencionadas excavaciones permite aproximarnos a la fecha en la que la ciudad fue promocionada jurídicamente, pues la edificación del acueducto parece que fue paralela a un proceso de monumentalización de la ciudad que implicó la construcción del foro y las termas públicas. Esta verificación que implica la mejora de la comprensión del período histórico de la romanización en la provincia de Guadalajara. 

 

Visto 735 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.