Sigüenza solicita subvención para ampliar las excavaciones en la Iglesia de Santiago

Sigüenza solicita subvención para ampliar las excavaciones en la Iglesia de Santiago

Todo apunta a que los nuevos hallazgos arqueológicos encontrados en la Iglesia de Santiago de Sigüenza van a aportar nuevos datos a la historia de Sigüenza no contemplados hasta ahora. Son, probablemente, los más antiguos de cuantos han aparecido en la ciudad. La excavación ha quedado inconclusa, a falta de un nuevo proyecto de investigación.

El Ayuntamiento de la ciudad, sensible a estos descubrimientos por la relevancia histórica que ya tienen, y que  sin duda aumentaría con la ampliación de las excavaciones, ha solicitado a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Comunidades una subvención para llevar a cabo la ejecución de este nuevo proyecto, tan necesario, en el marco de las ayudas que el Gobierno Regional concede para la investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico de Castilla-La Mancha en el año 2017.

El presupuesto económico del proyecto, destinado a los nuevos trabajos arqueológicos, asciende prácticamente a los 30.000 euros, una parte de los cuáles aportaría el propio consistorio seguntino, además de otras instituciones, incluida la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago, que es la que promueve la restauración del edificio, y su conversión en un Centro de Interpretación del Románico Provincial, desde el año 2012. El nuevo proyecto lo dirigiría el arqueólogo Ricardo Barbas, responsable igualmente de los dos últimos, y contaría, de ponerse en marcha, con la colaboración de algunos de los mejores especialistas españoles, de talla internacional, pertenecientes a varias universidades y expertos en arte y arquitectura medieval e islámica.

Las excavaciones
En los últimos tres meses, las excavaciones arqueológicas practicadas en la Iglesia de Santiago le han dado un giro inesperado al proyecto de su conversión en un Centro de Interpretación del Románico Provincial. 

De acuerdo con la legislación vigente, y como una de las condiciones preceptivas para la realización de las obras de adecuación, la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago de Sigüenza, había emprendido varias campañas arqueológicas, que se fueron llevando a cabo, todas ellas bajo la dirección del arqueólogo Ricardo barbas Nieto. La primera, previa a la intervención de la cubierta, se ejecutó en 2003. No aparecieron datos relevantes. La segunda, que se practicó en el presbiterio en el año 2015, condujo a la recuperación del solado original del siglo XII, además de solado posterior, construido en cerámica,  amén de otros interesantes hallazgos. La última intervención ejecutada hasta la fecha, se llevó a cabo a lo largo del año 2016 mediante la técnica del georradar. El resultado fue una imagen global del subsuelo de la Iglesia y el descubrimiento de nuevos focos de interés.

En enero de 2017 se inició la campaña de excavación arqueológica correspondiente a la nave central, en la zona más próxima al presbiterio, donde el georradar indicaba que podría existir algún elemento significativo. Los trabajos se llevaron a cabo según el plan establecido en el Proyecto de Excavación Arqueológica presentado, autorizado y aprobado por los servicios periféricos de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, con fecha 19 de diciembre de 2016.

Prácticamente de inmediato aparecieron objetos de cierta relevancia, tales como anteriores enterramientos, cerámica y otros. Cuando la excavación llegó a una profundidad de 1,20 m por debajo de la cota de suelo de la nave actual, aparecieron unos muros que los responsables de los trabajos consideraron de mayor importancia. Así, se amplió la excavación a un volumen superior al previsto inicialmente y se siguió profundizado, buscando los arranques de estos muros.

Tras profundizar en este punto apareció un extraordinario aparejo, un muro de piedra de una excelente fábrica, con una hilada de piedras en espiga en la zona superior, muy poco común. La base del muro, paralelo al de la base del arco triunfal, se encuentra a más de tres metros de profundidad respecto al suelo del presbiterio. Posiblemente sea el vestigio arqueológico más antiguo encontrado hasta ahora en la ciudad. En este momento se cierra la campaña, con los datos obtenidos, a la espera de poder abrir un nuevo proyecto de investigación que despeje el trazado de otros muros aún por descubrir y aporte nuevos datos a los ya descubiertos.

Visto 1561 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.