Los parejanos se unen en torno a las costumbres del Día de Los Santos

Los parejanos se unen en torno a las costumbres del Día de Los Santos

Niños y mayores han sido quienes más han disfrutado de las tradiciones de Todos los Santos de Pareja. Las asociaciones, Cultural y de Jubilados, de la villa alcarreña convocaron a los niños y niñas de la villa, para, en el local social del Asociación de la Mujer convocar un taller de calabazas.

Hasta allí se acercaba algún abuelo, para dejarles a sus nietos las calabazas, recién cogidas como últimos frutos otoñales de los huertos. En otros casos, eran compradas. El taller comenzaba muy puntual. Y mientras los niños y niñas comenzaban a trabajar sobre el bonito amarillo de los frutos, sus madres recordaban cómo se hacían antes.

Casi siempre se reunían en una casa, por grupos. Para hacerlas, primero se abría la parte superior, y se vaciaba de pulpa y pipas. De ninguna manera se tiraban. Se guardaban para tostar, con sal, antes en la lumbre, después en el horno. Con cuchillos, abrían los orificios pertinentes, de manera que, en la tarde del 31, quedaban listas “para poner delante de las puertas”, contaban. Los niños hacían sonar el timbre para que salieran los dueños de la casa. Asustados, o fingiendo estarlo, “siempre nos daban unos caramelos o un dulce, cuando se reponían del susto”.

En la tarde de ayer, tablets y videos en internet ayudaron a la creatividad parejana. Son los nuevos tiempos. Todos los elementos habían sido llevados allí por las voluntarias de la asociación. Poco a poco, las calabazas fueron tomando sus formas, con pelos de lana y crestas de palillos, pero con la misma ilusión de siempre por sacar de ellas una sonrisa del miedo.

En la mañana de hoy, los animosos abuelos parejanos han quedado en el local donde tiene su sede la Asociación para cocinar los famosos buñuelos de Pareja, que junto con los puches, o gachas dulces, eran el dulce típico del Día de Los Santos. Dirigidos por Manuel Gil, “todo un artista de la repostería”, los han frito, de acuerdo con su sencilla pero deliciosa receta. Se hacen con una masa fina de harina y agua, que se va depositando con cuidado, a pizcos de cuchara, en una sartén de aceite de girasol. Después, cuando el calor los hace crecer y dorarse, se rellenan con chocolate o crema pastelera, y se embadurnan de azúcar.

Los buñuelos quedaban depositados en una gran mesa central en la Asociación de Mayores. A partir de las seis de la tarde, las calabazas hechas por los niños, a las que se añadieron otras que habían hecho más vecinos del pueblo, han quedado expuestas a la vera de la olma nueva. Después de la foto de rigor, a las 19 horas, comenzaban a llegar los primeros puches, o gachas dulces, que los parejanos comparten igualmente en la merienda de Los Santos.

Como la de los buñuelos, la receta es sencilla, pero deliciosa. En Pareja, se cuecen primero unos anisillos en agua, y por otro lado, se tuesta harina de trigo en la sartén, sobre un chorro de aceite de oliva. A continuación, y cuando el cocinero o cocinera considera que está en su punto, se le añade esa agua con el regusto de los anisillos, y se va haciendo, como si fuera besamel, mezclándola con un poco de aguamiel, “de que destilan las colmenas”.  Suficientemente calientes, se sacan de la sartén, para decorarlas, cada uno, como es costumbre en casa. Unos con canela, otros con nueces, otros simplemente con azúcar por encima. 

Antes, y ahora, los mozos tenían por costumbre atascar la cerradura de las puertas, usándolo como argamasa. Era la broma del Día de Los Santos. Y así en torno a la repostería y costumbres alcarreñas, los parejanos han pasado una festividad entrañable.

Obras en el cementerio que se añaden a las llevadas a cabo en 2016

Además, los parejanos que se han acercado a los cementerios de la villa y sus pedanías lo han hecho estrenando varios trabajos de adecuación. En el cementerio municipal de Pareja se han pintado los muros por dentro y por fuera del camposanto. También se ha hormigonado del espacio entre sepulturas en el cementerio antiguo, desbrozado y mejorado del arbolado y zonas verdes anejas al lugar, y limpieza interior y exterior de accesos y aparcamientos. Además, el personal del Ayuntamiento ha limpiado y acondicionado los cementerios de Casasana, Cereceda y Tabladillo.

Visto 379 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.