Miembros de la Asociación "La Otra Guadalajara". Miembros de la Asociación "La Otra Guadalajara".

La Guadalajara vaciada parará este viernes contra la despoblación

La plataforma de la España Vaciada ha instado a todos los ciudadanos a secundar un paro de cinco minutos este viernes, 4 de octubre, a las 12.00 horas, en todas las ciudades y pueblos para exigir un pacto de Estado arropados por el sonido de las campanas.

Durante esos cinco minutos de paro, se solicita parar la actividad que se realice y salir a las puertas del trabajo o concentrarse en la plaza del municipio y, en el caso de no poder ser al medio día, se puede trasladar a la hora que convenga, como un cambio de turno en una empresa, y subir la foto a la web 'yoparopormipueblo.es'.

En Guadalajara han comunicado que suscriben esta convocatoria las asociaciones "La Otra Guadalajara" y "Tierra Molinesa", así como el partido Izquierda Unida, con el fin de dar visibilidad la situación dramática de despoblación en la comarca.

La Otra Guadalajara, junto al resto de movimientos de la Revuelta de la España Vaciada, ha convocado este paro de cinco minutos ante el gravísimo problema de despoblación y la falta de programas para solucionarlo.

Si la media de densidad de población en el medio rural español se calcula en torno a los 19 habitantes/km2, en la comarca de Molina de Aragón apenas supera los dos habitantes, lo que nos convierte en uno de los desiertos demográficos con la situación más grave de la Unión Europea.

La Otra Guadalajara señala en un comunicado que «es muy poco el tiempo que nos queda para que este tierra quede absolutamente vacía si no se pone un remedio urgente a esta situación. La despoblación nos afecta a todos y todas, y puede hacer colapsar en unos pocos años las ya de por sí hoy muy afectadas sociedad y economía comarcales».

En un comunicado muy crítico con la clase política también manifiestan que «no se pude seguir consintiendo la parálisis que durante tantas décadas ha impuesto la clase política en este tierra. Es necesario que las Administraciones -¡todas! dejen de negar que algo ocurre en esta comarca, que dejen de poner tiritas en un cuerpo que se desangra. A grandes males se necesitan grandes remedios, y nuestro problema tiene la suficiente magnitud como para que se pongan remedios acordes a ella. No podemos consentir más esta actitud por parte de aquellos que viven a costa del dinero público, tuyo y mío».

 

Por su parte Izquierda Unida de Castilla-La Mancha llama a secundar la convocatoria en defensa de los territorios y pueblos de nuestro país que sufren las consecuencias del abandono, el silencio, y el “ninguneo” de las políticas públicas desde hace muchas décadas. U

La regresión demográfica se ha convertido en un problema de Estado y ha de responderse desde una perspectiva de gobernanza multinivel que conlleva la implicación de todas las Administraciones públicas en todos sus frentes de acción. Para Izquierda Unida, los datos no hacen más que subrayar esta urgencia de materializar políticas de Estado decididas que pasen de las palabras a los hechos.

En este contexto es el momento de repensar nuevas fórmulas de relación entre lo rural y lo urbano y de articular nuevos mecanismos de gestión y programación de Fondos Europeos, estatales y de las propias Comunidades Autónomas, porque el abandono que sufren quienes habitan el medio rural acabará afectando al conjunto de la sociedad, rural o urbana.

Estas nuevas fórmulas y mecanismos se definen en el concepto de “ruralización”, una vía de acción política para la recuperación de nuestra soberanía alimentaria, de convivencia y existencial, para la recuperación de los espacios vitales y habitacionales. IU entiende la “ruralización” de la vida como un medio de entretejer redes de convivencia, poner en valor lo comunitario y despatriarcalizar la sociedad.

“Vemos la necesidad, en el marco de un nuevo país que defendemos, de poner en marcha de una política vertebradora y de reactivación económica desde lo público que sea combativa contra la despoblación y sus causas”, señalan desde la formación política y social, que ha redactado un documento con siete puntos para luchar por el futuro de nuestros pueblos.

El texto recoge propuestas que van desde la defensa de una PAC justa, para quien trabaja la tierra; servicios como la educación, sanidad, dependencia y servicios sociales, cultura, correos, internet y banca garantizados; un plan de ampliación y mantenimiento de los servicios públicos de transporte; un plan de  trabajo garantizado y otro de recuperación de viviendas; poner fin a los proyectos de macro granjas porque destruyen la producción local, ofrecen penosas condiciones de trabajo y son dañinas para el medio ambiente; y una lucha contra la tripe discriminación que sufren las mujeres en el medio rural: económica, social y cultural.

 

Visto 421 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.