La localidad de Valdenuño (Guadalajara) acoge el primer domingo de enero, después del día de Reyes, la tradicional Botarga de la Fiesta del Santo Niño Perdido. La localidad de Valdenuño (Guadalajara) acoge el primer domingo de enero, después del día de Reyes, la tradicional Botarga de la Fiesta del Santo Niño Perdido.

La fiesta del Santo Niño Perdido de Valdenuño declarada de Interés regional

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha declarado Fiesta de Interés Turístico Regional la Botarga de la Fiesta del Santo Niño Perdido de Valdenuño Fernández, en Guadalajara.

 La localidad de Valdenuño Fernández, en la Campiña de Guadalajara, acoge el primer domingo de enero, después del día de Reyes, la tradicional Botarga de la Fiesta del Santo Niño Perdido, que congrega a muchas personas atraídas por a los danzantes y la Botarga y su tradicional danza del ‘paloteo’.

La fiesta se recrea basándose en la leyenda de un niño perdido que apareció en la iglesia de la localidad. Un grupo de ocho danzantes, la Botarga, el tamborilero y un par de jóvenes que acompañan al grupo con palos de repuesto y unas alforjas para los donativos que recogen, empiezan la búsqueda del Santo Niño Perdido por las casas de la localidad amenizando las calles. Detrás de ellos visitan cada casa el alcalde, los concejales y las autoridades provinciales y autonómicas que acuden invitados a la fiesta ese día.

Seguidamente, se celebra la eucaristía en honor al Santo Niño Perdido contando con la presencia del tamborilero y de los danzantes, además de la botarga que accede al templo sin careta pero con los cascabeles y cencerros a la cintura marcando la diferencia con el resto de botargas de la región. Su danza se celebra en el interior de la Iglesia Parroquial ante la imagen del Santo Niño Perdido.

Después se realiza otra pequeña representación de la danza en la Plaza durante la cual la Botarga lleva puesta una careta, de altísimo valor histórico, realizada en madera que se mantiene como un gran valor de dicha fiesta.

Finalizados los actos religiosos, se celebra una guerra de naranjas entre la Botarga y los danzantes que representa la lucha entre el bien y el mal. Dicha batalla suele contar con la presencia de los jóvenes de la localidad.

Esta fiesta está compuesta por jóvenes que cuentan entre los 16 y 25 años, uniendo al valor de la juventud la fuerza de las raíces y las costumbres de Valdenuño.

Visto 663 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.