Blanca Calvo fue homenajeada en el Día de la Mujer. Blanca Calvo fue homenajeada en el Día de la Mujer.

Palabras de mujer para reivindicar la igualdad

"Las palabras que nos unen". Este es el lema elegido para este año por la Junta de Comunidades, para celebrar el Día Internacional de las Mujeres y en el Acto Institucional local, que esta tarde se celebraba en Guadalajara con la Junta como anfitriona, y que mañana tendrá su réplica regional en Cifuentes, con presencia del presidente de Castilla-La Mancha, las palabras, pronunciadas por mujeres, han sido las protagonistas.

Tres mujeres, que han hecho de la palabra su vida, llenaron de contenido semántico la igualdad, con sus ecos de la iglesia de los Remedios: la escritora Pilar Zori, que centraba el contenido del acto, Blanca Calvo que recibía homenaje y la bibliotecaria María Moliner, a la que la propia Blanca Calvo reivindicaba en su discurso, "porque debería haber sido la primera mujer que en la Real Academia Española", y ponía como ejemplo de una discriminación de la mujer, desembocando en ella tras reclamar a la RAE, "que haga algo" por un lenguaje más inclusivo.

Invitaba Blanca Calvo a la reflexión del poder del lenguaje y de la mujer, a través de un cuento, el de la narradora universal de las "Mil y una noche", la princesa Sherezade, que "humanizó" al califa contando historias, noche tras noche.

"Las mujeres en la vida diaria manejamos mejor la palabra”, pero “los grandes poderes están manejados por los hombres”, manifestó Blanca Calvo, para insistir en lo importante que resulta el uso del lenguaje para combatir la discriminación, "la legua materna, que la llamamos, con toda propiedad". Recordó el debate abierto por el académico Ignacio Bosque, a partir de su artículo "Sexismo linguístico y visibilidad de la mujer" y todas las reacciones posteriores. Así destacó como en los diccionarios aparecen los adjetivos de doble género, siempre primero el masculino, "cuando acaba en o y la a va primero, y eso es rarísimo en un diccionario que se rige estrictamente por el orden alfabético".

"Nunca ha habido paridad en la real Academia", denunciaba Blanca Calvo, para apuntar como caso más sangrante, el de María Moliner, "cuando en 1972 se negó a aceptar su candidatura como académica". La filóloga y bibliotecaria aragonesa, "depurada" por el franquismo tras su activo papel en las Bibliotecas de la República, hubiera ocupado el sillón que había dejado libre el propio abuelo de Blanca Calvo, Narciso Alonso Cortés y ella lo recordaba con sentimiento y ponderando la labor de Moliner como bibliotecaria, artífice "del único plan de organización de Bibliotecas de España".

"Todas las mujeres son iguales, todas las personas son iguales" aseveraba Blanca Calvo, para recordar también que los refugiados "son personas exactamente igual a nosotros, que simplemente han nacido en un lugar con una actualidad muy complicada de la que quieren huir, como querríamos nosotros huir si estuviéramos en su piel".

Con un poema, poemo, de Jesús Lizano, Blanca Calvo ponía su punto final, haciendo ver como las palabras, cuando se las cambia de género, evocan cosas bien distintas.

Y antes que Blanca Calvo, sobre la discriminación del lenguaje también hablaba la escritora Pilar Zori, que destacaba como los atributos sexuales masculinos aluden a la valentía y los femeninos a que algo es una pesadez, y reclamó su sueño infantil de ser una caballera, que vivía aventuras, porque ser dama era aburrido. Lo hacía como preámbulo para presentar a la homenajeada, "que abrió las puertas de la Biblioteca de par en par y de la que aprendí como se vertebra y unifica lo distinto".

En el apartado más institucional ya no fue una palabra de mujer, sino de hombre, la del Delegado de la Junta, Alberto Rojo, quien reclamaba que la igualdad entre mujeres y hombres, que ya proclaman las leyes, "sea una igualdad real y efectiva”.

Apeló a la necesidad de eliminar las barreras en el acceso al empleo y las diferencias salariales, facilitar el acceso a los puestos directivos y también la responsabilidad de compartir las tareas domésticas y de disponer del tiempo de ocio individual.

Recordó que Castilla-La Mancha es pionera en en legislar contra la violencia de género y a favor de la igualdad y en esa transversalidad de la igualdad, con la inclusión de la directora del Instituto de la Mujer en el Consejo de Gobierno con rango de viceconsejera.

Reconocía el delegado de la Junta que siguen existiendo motivos para reivindicar la igualdad y pedía el trabajo conjunto de todas las instituciones, que estaban representadas en el acto por el alcalde, Antonio Román, el presidente de la Diputación, José Manuel Latre y  María Ángeles Font, coordinadora en violencia de género, en representación de la Subdelegación del Gobierno. El Gobierno de Castilla-La Mancha estaba representado por el propio delegado de la Junta y también por la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, que aunque se incorporó algo tarde al acto, hizo entrega del diploma de reconocimiento a Blanca Calvo.

Baladas de mujer o para mujeres, interpretadas al piano, pusieron la nota musical en los interludios, mientras que la periodista Cristina Cueto, conducía como presentadora de este acto del Día de la Mujer, celebrado en la víspera, que llenó de personalidades y representantes sociales la Iglesia de los Remedios.


Galería Gráfica Día de la Mujer Guadalajara



Visto 1604 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.