Nuevas demandas de desahucio en el barrio del Alamín, en las viviendas de san Vicente de Paul

Nuevas demandas de desahucio en el barrio del Alamín, en las viviendas de san Vicente de Paul

La Plataforma de afectados por las Hipotecas en Guadalajara, PAH, ha alertado de nuevas demandas de desahucio en el barrio del Alamín, en las viviendas de san Vicente de Paul

Según explica la Plataforma la Sociedad de San Vicente de Paul (SSVP), a través de su abogado Juan Taberné Abad, ha reanudado los desahucios de varias viviendas de este barrio a pesar de que el Ayuntamiento de Guadalajara, el 26 de enero de 2018 aprobó una moción en su contra. Si bien hay varias familias ya demandadas, el día 9 de abril a las 12 del mediodía está señalado el desahucio de Diego, nieto de la primera generación de adjudicatarios.

Esta zona, construida en la década de 1960 con fondos públicos junto con otros grupos de vivienda de la ciudad (Alto Alamín, Adoratrices, La Gavina, etc.) tenía como finalidad facilitar el acceso a la vivienda en propiedad a las familias beneficiarias. Todos los barrios de Guadalajara lograron su objetivo. Todos los grupos de viviendas de las antiguas VPO’s fueron entregadas y transferidas a sus propietarios, excepto en el caso las casas de San Vicente de Paul.

Tras ser abonado el préstamo hipotecario concedido por la Administración para su construcción, las condiciones legales establecían que dichas viviendas debían ser entregadas a las familias adjudicatarias. Éstas, compuestas en su mayoría por personas sin conocimientos jurídicos y de avanzada edad, nunca alcanzaron a obtener la propiedad, a pesar de haberlas pagado. Muchas de ellas fueron falleciendo y la Sociedad de San Vicente de Paul fue quedándose con estas casas.

Desde PAH Guadalajara aseguran que hoy todos los hijos o nietos se encuentran en riesgo de ser expulsados de ellas, ya que en ningún caso se les reconoce la condición de herederos y que la Sociedad de San Vicente de Paul ha ido haciendo negocio de éstas viviendas, realquilándolas y percibiendo subvenciones nunca justificadas por una supuesta labor caritativa en casas deterioradas y que en algunos casos son inhabitables, aprovechando la extrema necesidad de muchas de las familias que las ocupan.

"Se ha apropiado de las ayudas de vivienda que percibían muchos de sus inquilinos y ha hecho maniobras de presión para expulsar alos adjudicatarios incómodos, como Diego, o como en el caso de Fefi, intentándolo desahuciar de una vivienda que no es suya", señala PAH en un comunicado.

 

En estas condiciones, el Juzgado de Primera Instancia nº4 de esta ciudad ha ordenado el desahucio de Diego para el próximo 9 de abril de 2019 a las 12:00, y próximamente vendrá el de Fefi, que fue suspendido el pasado 5 de marzo, y otras tantas familias que han recibido ya demandas o requerimientos.

Visto 920 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.