Los penitentes acompañaron a Jesús Nazareno y la Misericordia

Los penitentes acompañaron a Jesús Nazareno y la Misericordia

El pasacalles de la banda de cornetas y tambores de Jesús Nazareno, anunciaba en la tarde del Jueves Santo  el inicio de la estación de petitencia de esta cofradía una de las más numerosas de la ciudad, fundada en 1946, con sede en la iglesia de San Nicolás el Real, en la calle Mayor, a cuyas puertas se concentraban centenares de feligreses y vecinos. Se iniciaba la procesión de manera puntual con la imagen de la Virgen de la Misericordia, que hace tres años se incorporó a la cofradía y que además este año no pudo procesionar en solitario el Lunes Santo, desde la iglesia de San Francisco, debido a la lluvia.

Por fín podía lucir La Misericordia ese nuevo manto en terciopelo granate, liso, sobrio y con el escudo de la cofradía bordado en oro, que ha sido realizado por el taller Hermanas Moya de Las Pedroñeras, que la cofradía de Jesús Nazareno ha adquirido y los cofrades consolaban parte de su decepción por la suspensión de la procesión del Lunes Santo, aunque en este desfile la carroza, adornada con gladiolos y cirios blancos, va sobre ruedas, empujada por algunos cofrades a los costados y por detrás.

También estaba de estreno la imagen del Jesús Nazareno, pues este año se han sustituido los candelabros
del trono por cuatro soberbios faroles de ofebrería con sus cirios rojos en el interior, que rematan la carroza en sus cuatro esquinas.

Máxima expectación una vez más con numeroso público concentrado a las puertas de San Nicolás para ver la salida de este paso, que se realiza con 18 cargadores de rodillas, en difícil maniobra. La imagen es alzada con ayuda de otros nazarenos en el exterior del templo, tras atravesar el umbral, con la marcha Real interpretada por el grupo de cornetas y tambores, que se creó en 2012 y que cada año es más numeroso, pues ahora ya supera los 40 músicos, la mayoría jóvenes, con magistral interpretación de un amplio repertorio musical.

Tras la salida el trono de Jesús Nazareno, obra de Cruz Solís imitando al Cristo de Medinaceli, la carroza ya es conducida en todo el recorrido a varal en parihuela, con hasta con 44 cargadores y así se viene haciendo desde 1998, por iniciativa de un grupo de jóvenes de la cofradía.

Abre a procesión la Cruz de Guía, el estandarte de la Cofradía, los faroles de guía y el libro de las normas, seguido por los Penitentes de cruz y las esclavas con mantilla española. Tras este cortejo inicial, la imagen del Nazareno, con su lecho de claveles rojos, y más de un centenar de cofrades (esta la cofradía tiene más de 600 hermanos), portando faroles y cirios, algunos incluso descalzos o con cadenas en sus pies, en símbolo de penitencia. Llevan túnica color marfil y capirote morado, sin cono en el caso de los cargadores y van desfilando en un orden marcado por el ruido de las matracas en cada tramo.

El recorrido va desde San Nicolás a la Plaza de San Esteban atravesando la estrecha calle de San Bartolomé, la Calle de San Esteban, la Travesía de San Miguel y la Cuesta de San Miguel hasta la Plaza Beladíez.

Como viene siendo habitual la hermandad del Nazareno hace su estación de penitencia ante el asilo de ancianos Santa Teresa Jornet, donde  las dos imágenes se aproxima a la fachada del asilo en paralelo y frente a ella, las hermanas le dedican unas fervorosas palabras y entregan varios ramos de flores.

Regresa la procesión a la iglesia de San Nicolás el Real por la calle Mayor, cuando se oyen ya los primeros tambores de la Pasión saliendo desde Santiago y vuelve a entrar el paso del Nazareno de rodillas.

Ya los cofrades, en mayor intimidad celebran la hora santa y el viacrucis, dentro del templo.


Galería gráfica Jesús Nazareno y La Misericordia Fotos: J. Fraile


Medios

Visto 1353 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.