Matt Elliot: "No espero ganar mucho dinero, sólo ser feliz y divertirme"

Matt Elliot tiene una voz muy gave. Una de esas voces que, si no ves a la persona que la posee, imaginas seria, alta. Y Elliot es un poco así: serio, alto (muy alto). Se le ve un tipo tranquilo.

Matt Elliot en la pose que más le piden los fotógrafos.Hablamos con él antes del concierto que ofrecía en el Centro Joven de Guadalajara. Llega tarde, una hora, a la prueba de sonido. Venían con GPS, no sé si es una excusa o una explicación. Porta él sus instrumentos, saca la guitarra de su funda, se sienta y comienza a enchufar cables. Le preguntamos si puede atendernos antes. Acepta sin problemas. Un tipo sencillo.

Para realizar la entrevista, pregunta si nos importa salir a la calle, porque quiere fumar. Me hace gracia porque mi primera pregunta era justo sobre el cigarro, ese eterno cigarro que, casi siempre, se medio desprende de sus labios.

En la calle, el sol le da en la cara, cegándole, pero sigue tranquilo. Escucha las preguntas, medita y responde. Habla rápido. Sabe lo que quiere decir.

P: Siempre está unido a su cigarro, pero en el Centro Joven no se permite fumar, ¿va a pedir un permiso especial?

R: (Sonríe, mientras se lía un cigarro). En el resto de Europa es peor, no puedes fumar en ningún lado. Ya he cogido por costumbre salir a fumar fuera. Además, cuando me toman fotografías fumo porque me piden que salga con el cigarro: “Ey, puedes ponerte el cigarro” (levanta los hombros).

 

P: Drinking, failing, howling songs, ¿Por qué esta trilogía? ¿Está preparando el cuarto volumen?

R: No pensé ni planeé ninguna trilogía cuando me puse a componer, nada de eso fue planeado, sólo componía. Ahora, estoy escribiendo más canciones, tengo un disco a medias, no sé si será la cuarta parte de esto. No hay plan sobre nada de eso.

 

P: Desde 2003, no ha grabado nada como The Third Eye Foundation, ¿Por qué?

R: No quería programar trabajar de la misma manera una y otra y otra vez, quería intentar un nuevo cambio con gente diferente, con estudios diferentes, con diferentes formas, caminos… Sobre todo, era evitar hacer siempre lo mismo, una y otra vez. Quería un cambio.

 

P: Sin embargo, vuelve este mes de nuevo como The Third Eye Foundation…

R: Sí… Porque la gente me lleva pidiendo desde hace cinco años que vuelva con algo nuevo y, bueno, la tecnología ahora es realmente simple. Me preguntaba si quería hacer algo simple ahora y pensé que sería divertido, hay nueva gente en el proyecto y pensé que sería divertido hacer algo más moderno.

Para llevar en directo a todos los músicos que han colaborado en el nuevo proyecto de The Third Eye Foundation, se necesita mucho dinero, por eso, no se hace

P: En Valladolid y en Madrid, hará un trabajo más de DJ…

R: Sí, el espectáculo que presento es un trabajo más de DJ, pero sólo se hará en directo. Me gustaría que al directo acudiesen las personas con las que he estado trabajando, pero cada uno es de un país y conseguir que todo el mundo que está involucrado participe en directo significa que hay que invertir mucho dinero. Pero el trabajo de DJ es divertido y el montaje en directo es divertido también.

 

P: ¿Es por cuestión de dinero por lo que usted es casi un hombre orquesta?

R: Sí y no. Lo hago porque de esta forma dependo de mí mismo, no por otra cosa. De verdad que soy feliz en el escenario tocando, todo, y trabajando de esta forma.

 

P: Sí, pero no parece fácil.

R: Nada es fácil. (Sonríe) Es más fácil cuando practicas. Además, con la tecnología y las formas de trabajar no se hace más difícil.

 

P: ¿No se tarda más en grabar un disco cuando uno interpreta todos los instrumentos?

R: No, porque en realidad, aunque haya más músicos, cada instrumento se graba por separado y, luego, ya se mezcla todo en el estudio. Así que, no se tarda más.

 

P: Cuando escuchas la radio, parece que casi toda la música suena igual. ¿Es por causa de las compañías que sólo buscan este tipo de producciones o porque falta imaginación?

R: Creo que eso es algo que siempre ha pasado en la música, en los 60 se oía el mismo pop, en los 70, el mismo rock… La industria busca lo que sabe que gusta a la gente, la gente quiere cosas simples, la gente no quiere cosas que sean difícil de hacer o entender. Es más fácil comer una hamburguesa que algo más elaborado. Se prefieren cosas que no te hagan pensar mucho, pero es normal, porque tampoco apetece estar todo el tiempo analizando cosas, es como si cada vez que vas al cine te ponen “El séptimo sello”, dices “otra vez esta puta película”.

 

P: Entonces, ¿Es por el público?

R: Aaahhh, bueno es algo que se podría pensar. Creo que sí, (piensa). Pero es el modo en que todo el mundo actuamos cuando somos jóvenes. Además, ahora es muy fácil encontrar música por internet, mucho más que hace 15 años, se puede encontrar música de forma muy muy fácil por internet. Cuando yo empecé a escuchar música, tenía que comprar el disco o grabármelo de alguien, pero ahora, puedes encontrar música de cualquier parte del mundo. Los músicos llegan a muchas personas.

De todas formas, yo, por ejemplo, prefiero tocar ante poco público, es muy encantador, más que tocar ante 5.000 personas… El sentimiento es distinto. Es una combinación entre lo que quiere el público y lo que quieres tú. Hoy en día, todo lleva más producción, más guitarras en el escenario…

 

P: Sí, pero la gente busca también nuevos sonidos a través de la red, no sólo lo que programan en las radios…

R: Sí, seguro. Yo mismo tengo mi espacio en MySpace , mi vida ha cambiado desde entonces, porque la gente se mete, opina. Y no es sólo porque les guste la música gratis, aunque a menudo la gente se mete porque encuentra mucha música gratis. Aunque, si encuentran lo que les gusta, la gente paga por lo que le gusta. Es el trabajo que han hecho los músicos durante siglos, viajaban, tocaban y tocaban por su comida y volvían a casa a componer de nuevo. Quizá esto ha cambiado, ahora, los músicos no pueden ser vagos, tienen que mover gente, mantener el interés, estar preparados para el espectáculo, y hacer cosas buenas porque la gente no quiere escuchar siempre la misma basura.

Creo que hay mucha gente que no dice que algo es fantástico porque se lo diga todo el mundo, les gusta escuchar por sí mismos, por eso, creo que se investiga por internet.

 

P: En España, hay una iniciativa que consiste en apadrinar a un artista, cada persona escucha distintos grupos y puede apoyar al que prefieran pagando una parte de la grabación de su disco y, luego, se reparten los beneficios. ¿Qué le parece la idea?

R: Es una idea interesante, pero no sé qué artistas o bandas podrían interesar a la gente. En cualquier caso, para ser honesto, prefiero tocar ante la gente en directo, me divierto tocando para la gente. Comunicarme con ellos, eso para mí es fantástico. Antes era un poco vago a la hora de coger la carretera, pero ahora, llevo muchos años fuera de casa, es mi forma de vivir.

No tengo expectativas de ganar mucho dinero, sólo de ser feliz y divertirme.

 

P: Bueno estos músicos no tienen dinero para grabar el disco, por eso, recurren a esta idea.

R: (No lo tiene claro y pregunta) Y ¿Hay suficientes personas para apadrinar a todas las bandas? ¿Cuál es el criterio que siguen para elegir una sí y otra no?

 

P: Son bandas que están empezando.

R: Pero ¿son fans o espónsor?

 

P: No es necesario ser un productor, puede hacerlo cualquiera.

R: Lo complicado no es tanto grabar el disco, sino la distribución. No creo que sea fácil gestionar esto después de grabarlo. Después de grabarlo, hay que distribuir el CD, colocarlo en el mercado y es realmente muy difícil. Es una idea interesante, porque puede ayudar a bandas que empiezan, pero es muy duro hacer todo el trabajo de producción de un disco. Si cada persona da poco dinero, se necesitan muchas personas para poder llevar todo eso a cabo. Y se necesitará mucho tiempo para lograr los fondos necesarios.

Es una idea interesante. La verdad es que antes de tener una compañía pensé en algo parecido. Pero las compañías son algo muy necesario. Hay muchas bandas que desaparecen y otras que no llegan a nada, porque se necesitan mucho, más de 20 euros [que es lo que de media pone una persona que apadrina] para poder hacer todo lo que un disco requiere. Además, una vez que grabas un disco, tratas de hacerlo lo más barato posible, para que el público lo pueda adquirir.

No sé, creo que es interesante, que es un hecho sociológicamente interesante. Además, internet es fascinante. Siempre encuentras cosas sorprendentes, unas veces son muy muy buenas y otras muy muy malas, incluso muy malas para los músicos también.

Por ejemplo, esta noche la gente oye el concierto y si no compra el CD, ese es el problema de mi compañía de discos, que se encarga de todo.

 

P: ¿No tuvo usted su propio sello?

R: Bueno, hace 15 años tuve algo parecido, pero no un sello. Solía dar publicidad y cierto soporte a jóvenes músicos. No era para grabar, distribuir y todo eso. Ahora, eso es imposible. No, no lo he tenido como suele ser habitual, además, hay mucha competencia.

 

P: ¿Qué se puede esperar de un concierto de Matt Eliott?

R: Espero que algo distinto, porque no lo tengo planeado. Cantaré, tocaré y dependiendo de cómo me encuentre, haré una cosa u otra. Me gusta compartir mi música y mi voz y las cosas van surgiendo.

Visto 1843 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.