La secretaria de Formación para el Empleo de CCOO-CLM, Encarna Sánchez, ha presentado y valorado hoy las conclusiones del estudio sobre la implantación de la Formación Dual en Castilla-La Mancha. La secretaria de Formación para el Empleo de CCOO-CLM, Encarna Sánchez, ha presentado y valorado hoy las conclusiones del estudio sobre la implantación de la Formación Dual en Castilla-La Mancha.

La formación dual en Castilla-La Mancha ha llegado a 7.000 aprendices en tres años

La secretaria de Formación para el Empleo de CCOO-CLM, Encarna Sánchez, ha presentado y valorado hoy las conclusiones del estudio sobre la implantación de la Formación Dual en Castilla-La Mancha elaborado por el sindicato y el Forem, subvencionado por la JCCM, para conocer el impacto de la formación en alternancia en la cualificación y empleabilidad de los jóvenes de la región.

La formación dual tiene aún un corto recorrido en nuestro país. En el escenario de la crisis, y a la vista de las experiencias positivas de otros países de la UE, “se puso la mirada en la formación dual como una solución para enfrentar la elevada tasa de desempleo juvenil; la baja cualificación de la población activa, especialmente los jóvenes menores de 30 años; y la secular falta de sinergias y adaptación entre los perfiles de cualificación de la población activa y las necesidades de nuestro sistema productivo.”

En Gobierno Rajoy la reguló a través del RD 1529/12 y posteriormente, ha sido y está siendo desarrollado por las distintas comunidades autónomas con fórmulas muy dispares -aunque todas ellas encorsetadas por la norma estatal, calificada de “innecesariamente caótica” por CCOO y muy cuestionada por todos los agentes implicados “no solo porque no se negoció en ningún ámbito, sino también por su contenido, ya que agrupa bajo este término diversas modalidades de formación con condiciones distintas en la garantía tanto de la propia formación como de los derechos laborales de los aprendices”

La formación dual alterna el aprendizaje en el puesto de trabajo con la formación académica. Se trata de facilitar la inserción de los jóvenes en el mercado de trabajo ofreciéndoles a la vez una cualificación profesional y una experiencia laboral. En CLM, la formación dual parece especialmente atractiva y necesaria, por nuestras elevadas tasas de paro juvenil (42,05% entre los menores de 25 años en el II trimestre 2019, casi 10 puntos superior a la de España) y de abandono escolar (22,3%, cuatro puntos por encima de la española); y por la estructura de nuestra población activa, de la que el 46,9% tiene ‘baja cualificación (frente al 18,6% de la UE y al 37,4% estatal) y solo un 22,7% tiene nivel formativo profesional y/o de bachillerato (frente al 46,7% en la UE)

El desarrollo normativo de la formación dual en CLM data de 2016, por lo que el proceso de implantación es aún incipiente. De las 127.643 empresas activas hoy en CLM, 1.300 participan o han participado en Formación Dual, ofreciendo formación práctica a unos 7.000 aprendices; de los 4.000 son estudiantes de FP II o FP III en centros de la JCCM (alrededor del 15% de los 27.600 matriculados); y el resto procedentes de alguno de los 829 centros que imparten formación para el empleo en CLM. De los 13.800 alumnos que obtuvieron certificados de profesionalidad en estos centros, 3.100 hicieron Formación Dual (22,5%).

Para el estudio de CCOO CLM y Forem CLM sobre la implantación de la formación Dual en la región se seleccionó una muestra de 90 empresas, 90 centros de formación para el empleo y 102 centros de FP de la JCCM. De los agentes entrevistados, dijeron participar en estos programas el 50% de las empresas, el 48% de los centros educativos y al 20% de los centros de formación. 

De los que dicen participar, en el 75% de los casos el convenio es la fórmula elegida por la empresa, mientras que sólo en el 7% se formalizó un contrato de formación y aprendizaje. Otro 9% de los entrevistados refieren que sus alumnos reciben beca, con una cuantía media de 328 euros mensuales.

El 76 % de los agentes indican no dar de alta en la seguridad social a los alumnos/as.

“El 78% de los agentes de centros educativos y formativos indicaron que les gustaría proporcionar este sistema formativo a su alumnado y un 49% de las empresas indicaron que les gustaría incorporar en su centro de trabajo a alumnado bajo esta modalidad; pero que no disponen de información o de tiempo suficiente para formar al alumnado”, explicó Sánchez.

“Pese a ser un sistema que se valora positivamente, un 38% considera que hay aspectos que se deberían mejorar, en especial la falta de información; la falta de interés tanto de las empresas como del alumnado -debido en muchos casos al poco tiempo y recursos de que disponen para garantizar la calidad del aprendizaje-; la inflexibilidad; la escasa duración…”

De los agentes que dicen participar, la media de participación es de cuatro años formando a una media de 26 alumnos, de los cuales fueron contratados una media de seis (el 23%).

Sánchez advirtió que “son datos muestrales. Aún no disponemos de datos estatales ni autonómicos suficientes que nos permitan conocer el impacto real de la formación dual sobre la mejora de la empleabilidad de los jóvenes ni sobre la calidad de la formación impartida.”

En cualquier caso, “sí se evidencia que hay una percepción positiva sobre que la formación dual. El éxito del sistema dependerá de su capacidad de dar respuesta a las necesidades de cualificación tanto de nuestros jóvenes como de nuestro tejido productivo, sin contribuir a la precarización del trabajo.  Este es, sin duda, un riesgo real que se corre en un contexto laboral actual precario en cantidad, diversidad de empleo y condiciones de inserción.”

CCOO considera imprescindible la participación de los agentes sociales en la definición del modelo -empezando por mejorar sustancialmente la normativa estatal: “hay consenso entre los expertos en la necesidad de reformar ese decreto”- y en la planificación estratégica de su implantación.

“Hablar sobre la formación dual es hablar del empleo que queremos, en qué sectores y en qué condiciones y, por consiguiente, requiere de la participación de los agentes sociales. El papel del Consejo Regional de FP es crucial y desde CCOO CLM, instamos a la Administración Regional a trabajar en este sentido con el objeto de planificar sectorial y territorialmente el desarrollo de la formación dual y de garantizar la calidad aprendizaje y la protección del aprendiz y de sus condiciones laborales”, recalcó Sánchez.

“Esperamos, tanto de la consejera de Educación como de Economía, Empresas y Empleo, una voluntad proclive al diálogo social para hacer frente a estos retos”

Visto 507 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.