El de Guadalajara, uno de los últimos conciertos de la banda por España antes de continuar su gira por México y parte de Sudamérica. El de Guadalajara, uno de los últimos conciertos de la banda por España antes de continuar su gira por México y parte de Sudamérica.

Taburete inaugura los conciertos de Ferias y Fiestas de Guadalajara

Arranca oficialmente la semana grande de nuestra ciudad, tras el pregón en el Teatro Auditorio Buero Vallejo y el primer concierto, a cargo de Taburete.

Ayer Taburete fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a los conciertos de Ferias y Fiestas de nuestra ciudad. Con su gira de “Ayahuasca Tour 2019”. A lo mejor, eso era lo que necesitaba el público, que parecía no entender qué hacía ahí. Copando apenas un tercio de la capacidad del recinto, se congregaba un grupo heterogéneo de adolescentes con ganas de empezar las fiestas, jóvenes movidos por la inercia y el empujón de alguna canción más popular, adultos sin ganas de resignarse a decir adiós al verano y a las copas a la fresca y también hay que decirlo, algún fan entregado, dispuesto a darlo todo en Guadalajara.

Aunque sabemos que no había otra alternativa, quizá la fuente de la niña no era el recinto más idóneo para aquel concierto y en esta ocasión lo comentamos sólo por motivos de aforo. Con las pistas medio vacías daba comienzo el concierto con aglomeraciones en las barras y poca expectación. 

Primeros acordes y no conseguían cambiar las prioridades de un público convencido de pasar una noche tranquila. Se sucedían las canciones entre tímidos coros, con un público expectante por escuchar “esa canción”, la que cuando llegaba resulta que no te conocías tanto y no acababa de levantar las pasiones y el entusiasmo que se esperaba entre los fans alcarreños. Hasta que llego ella, la canción que más emocionó a los allí reunidos e hizo que los asistentes se sacudieran el frío a ritmo de Hombres G. La gente se animaba mientras insultaban a aquel niño pijo, al que nos robó la chica, en un Ford Fiesta blanco. 

El de Guadalajara, uno de los últimos conciertos de la banda por España antes de continuar su gira por México y parte de Sudamérica, resultó ser una combinación entre sus éxitos pasados y pinceladas del nuevo álbum que no ha llegado a ser lo que se esperaba. Pese a todo el ambiente era bueno y se mantuvo en las casi dos horas de rigor que duró el espectáculo.

Un aprobado para los ritmos conocidos y el buen ambiente, quizá fue la falta de escenografía o presencia en el escenario lo que no acabó de caldear una noche fría que augura el fin del verano.

Visto 1482 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.