José Luis Corral y José Calvo Poyato, participaron en la Segundo jornada de "Guadalajara en la historia". José Luis Corral y José Calvo Poyato, participaron en la Segundo jornada de "Guadalajara en la historia".

No existió la Jura de Santa Gadea ni los Infantes de Carrión

“Todo el mundo que ha tenido el poder, ha falsificado la historia”, así de tajante se mostraba el historiador José Luis Corral en las Jornadas que desde ayer y hasta el próximo domingo está dirigiendo en Guadalajara el célebre periodista alcarreño Antonio Pérez Henares.

La jornada de mañana y tarde, con dos conferencias por turno, ha traído conocimiento y el asombro por detalles históricos bastante desconocidos, a los más de cincuenta congregados en el CMI que, esta vez sí, a pesar de la persistente lluvia, abarrotaban la sala. 

Es muy destacable un punto común entre los historiadores con exposiciones sobre temática medieval y el referente al siglo XVIII. Ellos manifiestan que la interpretación que se hace en Cataluña de estos y muchos otros pasajes, carece de cualquier rigor histórico.

No existió ninguna jura de Santa Gadea, ni el Cid ganó ninguna batalla después de muerto, no hubo bodas, ni Afrenta de Corpes, ni siquiera existieron los Infantes de Carrión, ni las hijas del Cid tenían los nombres que dice el cantar, además de que el Cid también tuvo un hijo que murió en batalla. 

Según explicó el historiador José Luis Corral, la vida del Cid fue falsificada como un ejemplo de moralidad, un estereotipo que siempre ha sido usado, incluso en la época actual. Franco lo tenía siempre a mano, incluso José María Aznar lo presento como su personaje histórico favorito, atribuyéndole toda una serie de gestas que ahora se demuestran como auténticamente falsas.

En el turno de la mañana, el paleontólogo Ignacio Martínez Mendizábal, comenzó sus explicaciones hablando de sus trabajos en Atapuerca, donde dijo que se encuentran los mayores yacimientos de restos fosilizados humanos neardentales.

También estableció para los no iniciados en la materia que los neandertales eran diestros en la caza pero no tenían la profusión de adornos y pinturas que lucían nuestros antepasados más directos, los cromañones, con los que es posible que en algún momento coincidiesen. Los cromañones necesitaban la belleza, la pintura y los adornos.

Refiriéndose a la cueva de los Casares, dijo que allí se había encontrado un fósil humano, pero que había desaparecido, por lo que no había sido estudiado con detenimiento y no se había podido determinar si se trataba de neardental o cromañón, aunque al haber pinturas prehistóricas en esta cueva todo apunta a los segundos, pero no es algo definitivo.

También habló de varias excavaciones que se están realizando en la provincia de Guadalajara situándolas en el alto Jarama y en la ciudad encantada de Tamajón de las cuales dijo que “huelen a esperanza”. Finalizó recalcando que se está produciendo un “amanecer de la prehistoria en Guadalajara”.

Posteriormente intervino Lauro Olmo, arqueólogo especializado en ruinas Visigodas que en un guiño humorístico le manifestó al anterior ponente “Nosotros los esqueletos los encontramos enteros”.

Este historiador situó la construcción de la ciudad visigoda de Recópolis en el año 1977 por el rey Leovigildo para conmemoras que había conseguido unir todos los pequeños reinos que conformaban la península. Esta fue una ciudad nueva, no se situó sobre vestigios anteriores.

Lauro Olmo, relató que en 1944 el historiador alcarreño Francisco Layna Serrano propone al arqueólogo Julio Martínez Santaolalla, creador de la Comisaría General de excavaciones arqueológicas, las primeras excavaciones de  Recópolis, para ello propone como responsable a Juan Cabré. Las excavaciones arrojaron datos sorprendentes sobre el enclave.

Lamentablemente los datos de Juan Cabré han permanecido perdidos hasta ahora. Lauro Olmo quiso dar a conocer en esta conferencia, como primicia periodística, que estos datos han sido encontrados recientemente, por lo que sumando esto, a los nuevos georadares y otras tecnologías punta provenientes en gran parte, de equipos arqueológicos  de la Universidad de Harvard, interesados en el proyecto, se podrán desvelar muchas interesantes incógnitas sobre esta ciudad de más de 30 hectáreas de la que sólo se ha excavado el 10 por ciento.

También quiso destacar, como dato interesante, que se sospecha que esta ciudad era un punto de intercambio de mercancías mediterráneas provenientes del Puerto de Valencia, que luego se llevaban por vía fluvial a Toledo y desde allí a otras ciudades. Aunque se pone en duda la navegabilidad del Tajo, se ha encontrado en el fondo del río un ancla de piedra correspondiente a las que utilizaban los navíos mediterráneos, lo cual aviva una polémica cuajada de incógnitas.

Las Jornadas de la tarde culminaron con el ya referido estudio del Cid Campeador aunque antes intervino el historiador y profesor de la Universidad de Córdoba José Calvo Poyato, que fue presentado por Chani, que permaneció junto a todos los ponentes durante sus exposiciones, que era el maestro de exposiciones al que todos quería imitar y que nos demostraría su control y maestría para exponer exactamente en el tiempo establecido, lo cual hizo con gran precisión.

 Este profesor explicó que Brihuega no sólo es célebre por la batalla de la guerra civil sino por otra librada en el siglo XVIII, el 8 de diciembre de 1710, en la llamada Guerra de sucesión, ya que se trataba de una guerra por la corona de España entre el Borbón Felipe V, rey de Castilla, nieto del rey de Francia Luis XIV, y el heredero de la casa Austria, el Archiduque Carlos, gobernante de Aragón, apoyado por el recién creado Reino Unido, Holanda, Italia y Portugal.

En esta guerra los soldados del Borbón comandados por el Duque de Vendôme, vencieron y apresaron en Brihuega al destacamento inglés de Lord James Stanhope, que se retiraba a sus cuarteles de invierno tras un paseo triunfal por Madrid y Toledo donde habían sido muy mal acogidos por la población civil. Los ingleses eran nueve mil hombres de un ejército de treinta mil, que se quedaron rezagados y fueron alcanzados, vencidos y apresados por los borbónicos que terminaron derrotando al resto del su ejército cuando volvió en su ayuda. 

Visto 509 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.