Musicantes ofreció un concierto en cuatro bloques, cada uno correspondiente a la música medieval de un país diferente. Musicantes ofreció un concierto en cuatro bloques, cada uno correspondiente a la música medieval de un país diferente.

Musicantes trajo ayer los sones de la Edad Media al Pósito seguntino

El Ayuntamiento de Sigüenza va a incluir este concierto en el próximo proyecto de la Red de Ciudades y Villas Medievales: la creación de un itinerario por los sonidos de aquella etapa histórica que unirá a las localidades que la integran, también desde el punto de vista musical, como sucede ahora con el gastronómico (pinchos medievales) y deportivo (Red-Corriendo el Medievo).

El grupo Musicantes trajo ayer los sones de la Edad Media al corazón de la Ciudad del Doncel. En un concierto “que queremos pase a formar parte al calendario de la Red Medieval, a la que pertenece Sigüenza”, explicaba ayer Ana Blasco, concejala de cultura del Ayuntamiento seguntino, los cuatro intérpretes del grupo rescataron algunas partituras con música de la época tan emblemática como poco conocida por el gran público. La entrada era gratuita, hasta completar aforo.

Musicantes son  Xurxo Ordóñez (viento, flauta dulce, gaita, chirimía y flauta travesera);  Adriana Arias (fídula, el antecedente del violín actual);  Jaime Del Amo (instrumentos de cuerda pulsada, como la cítola medieval o el laúd medieval, y que ayer también incluyó en su repertorio la zanfona, pese a no ser instrumento de cuerda pulsada);  y Wafir Shaikheldin, conocido percusionista de origen sudanés, capaz de sacar ritmos inverosímiles de prácticamente cualquier instrumento.

Así, Musicantes ofreció un concierto en cuatro bloques, cada uno correspondiente a la música medieval de un país diferente.

El primero, se basó en música medieval francesa. Musicantes interpretó obras del trovador muy conocido, Guillaume de Machaut (c. 1300 – April 1377. Reims, Francia). Este músico  es la figura francesa más reconocida en el ámbito de los troveros, que llevaron a cabo su labor en el norte de Francia durante el siglo XIV. Clérigo mundano, hombre de la corte y de la iglesia, canónigo en Verdún, Arrás y Reims, Machaut fue un renombrado poeta y compositor que destacó en el estilo polifónico conocido como Ars Nova, también elaboró melodías de gran belleza en estilo monódico, como es el caso de Comment qu’a moy, o Douce dame jolie, de las que el Ensemble Musicantes hizo versiones instrumentales. 

El segundo bloque se basó en la música española y más concretamente en las cantigas de Santa María del rey Alfonso X “el sabio”, que  constituyen el corpus mariano más extenso de la Europa Medieval. Son cuatrocientas veintisiete piezas en honor a la Virgen, la mayor parte de ellas son llamadas cantigas de “miragre” y tienen un valor narrativo basado en cada historia contada y cantada, que culmina con un milagro atribuido a la Virgen María. De nuevo, Musicantes ofrecieron versiones instrumentales de algunas de ellas, a las que añadieron una, de origen sefardí, para reflejar la convivencia de las tres culturas, en la España del siglo XII: 'Avrix mi galanica'. En el 1492 se decreta la conversión obligatoria al cristianismo o expulsión de los judíos de España, lo que produce un éxodo masivo creándose dos corrientes culturales (una centroeuropea y otra en el norte de África). Durante cinco siglos mantuvieron viva la lengua así como su repertorio musical, transmitiéndolo oralmente de generación en generación hasta nuestros días. El principal género poético-musical que compone el repertorio sefardí es el romance, siendo el que más evidencia sus raíces hispánicas. “Avrix mi galanica” es una joya de la música sefardí, de la que Ensemble Musicantes ofreció en Sigüenza su versión instrumental.

El tercer bloque estuvo basado en música inglesa, y más concretamente en una obra polifónica, como contrapunto de la monodia medieval del resto de bloques. 

Las conocidas como danzas de Harley (British Library, Harley Ms 978), suponen un significativo ejemplo de la escasa producción de música instrumental inglesa del siglo XIII que ha llegado hasta nuestros días. El manuscrito pudo escribirse la tercera mitad del siglo XIII y recoge poemas, fábulas, piezas musicales, poemas goliardescos, canciones latinas monofónicas, tres conductus polifónicos...etc. 

El concierto concluyó con música del Trecento italiano, y concretamente del manuscrito de danzas medievales, danzas contrastantes, precedidas de una parte lenta y sensual, que se continúa con otra más vigorosa. El manuscrito conocido como “de danzas de juglares” tiene su origen en Italia s. XIV, aunque se conserva en la actualidad en la British Library, Additional 29987. Alberga una serie de géneros de danza de diversa ín­dole, como estampidas, saltarellos, piezas contrastantes, etc. 

Visto 276 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.