Cristina García Ruiz (Christina Goethe Würfel) ganó ayer la primera competición de slam celebrada en Guadalajara. Cristina García Ruiz (Christina Goethe Würfel) ganó ayer la primera competición de slam celebrada en Guadalajara.

La poeta Cristina García Ruiz, ganadora del poetry slam de Arriversos 2019

Con dos poemas intimistas, de tinte autobiográfico, Cristina García Ruiz (Christina Goethe Würfel) ganó ayer la primera competición de slam celebrada en Guadalajara, en el marco del festival de poesía ARRIVERSOS. El evento, coordinado por Poetry Slam Madrid, no es puntuable dentro del circuito español de slam, por tratarse de una exhibición, pero podría convertirse en la semilla de un campeonato poético en nuestra provincia.

Así lo anunció al finalizar el acto Gracia Iglesias, directora de ARRIVERSOS, muy satisfecha con la acogida del público a esta iniciativa que calificó como “un experimento” realizado con objeto de medir el interés del público por este formato, muy consolidado en América y Europa, y que lleva décadas conquistando bares y escenarios de toda España.

Pese a tener carácter de exhibición, el evento de ayer se desarrolló siguiendo todas las normas del poetry slam, un recital a medio camino entre la performance poética y el concurso de talentos, en el que es el público quien valora el fondo y la forma de los poemas presentados en escena. Las reglas son sencillas: los participantes han de recitar poemas propios, no pueden usar objetos ni disfraces, ni acompañarse de música o cualquier otro apoyo visual y, sobre todo, no pueden exceder los tres minutos en cada intervención.

El DJ Hugo López-Castrillo y el poeta Luis Jiménez Llambas –ambos componentes del grupo de poetry rock Ha Venido un Ciego– se encargaron de amenizar, presentar y coordinar la velada, subiendo la energía del público, que llenaba tres cuartas partes del patio de butacas del Teatro Moderno. Cinco pelotas lanzadas aleatoriamente entre el respetable decidieron a qué personas les correspondería la difícil decisión de hacer de jueces de la competición, anotando en una pizarra de mano la puntuación que asignaban a los artistas después de cada intervención. Los miembros de este improvisado jurado podían consensuar su decisión con las personas del público que tuvieran más cerca –cosa que todos hicieron–. Para que neutralizar el efecto del “factor turno”, el orden de intervención de los participantes también fue elegido al azar.

El difícil papel de abrir fuego le correspondió a Guillermo Roguez (Caballito Blanco), a quien el público perdonó los nervios otorgándole una buena puntuación a pesar de las circunstancias.

Ya desde esa primera intervención estaba claro que el nivel iba a ser muy alto y que el concurso estaría reñido. No en vano entre los participantes venidos de Madrid había varios acostumbrados a ganar concursos. Entre ellos Diego Mattarucco, que hoy mismo se medirá ante los otros 23 mejores slamers de toda España en las finales del IX Campeonato Nacional Poetry Slam, que se celebrará en Valladolid este fin de semana.

También Ángela Brun, slamer habitual y artista multidisciplinar que ha convertido la palabra en una de las herramientas claves de toda su obra, obtuvo una buena puntuación recitando un poema recién salido del horno pues, como ella misma explicó antes de su intervención, había sido compuesto el día anterior. 

La final

Claudia Gutiérrez Valero, Nuria Gómez Dela Cal, Cristina García Ruiz (Christina Goethe Würfel), fueron la tercera, segunda y primera clasificadas para la ronda final, respectivamente.

Gutiérrez Valero, ganadora de numerosos slams en la historia reciente de Poetry Slam Madrid y organizadora y presentadora de Poetry Slam Cantabria, se ganó al respetable con un enérgico poema recitado con una alta energía expresiva, en el que ponía en cuestión las convenciones y la rutina en la pareja convencional, y defendió su puesto en la final con un poema en el que reivindicaba la individualidad de los jóvenes de su generación tan preparados y a los que se hizo tantas promesas, pero que no son dueños de su propio destino.

Gómez Dela Cal, ganadora del Poetry Slam de Madrid en 2018 y autora del libro “Poemas alfabéticos para días ñuviosos”, recitó en primera ronda varios pequeños poemas de este libro. Para ello pidió al público que dijera sin pensar letras del alfabeto, para elegir así los poemas que expondría. En la final mostró todo el potencial de su voz cantando a capella algunas frases de copla, intercaladas con los versos de un poema en el que ponía de manifiesto el daño que puede causar el amor romántico basado en las canciones. 

Mas quien cautivó del todo el corazón del respetable fue la poeta de raíces alcalaínas y alemanas Cristina García Ruiz, campeona de Poetry Slam Móstoles en el año 2017 y slammer habitual tanto en dicha ciudad como en Madrid. Con una declamación tremendamente sentida y de ritmo intimista, puso sobre el escenario un poema de tinte autobiográfico que hablaba del desarraigo de la niña nieta de emigrantes e hija de retornados, que regresa al país de sus abuelos dejando atrás lo que ha sido su vida y teniendo que amoldarse a un nuevo idioma y nuevas costumbres. Para la final escogió otro poema de carácter similar, en el que rastreaba en sí misma las huellas, casi desaparecidas, de la tradición profesional transmitida en la familia de generación en generación por línea femenina. Como ganadora del slam de ARRIVERSOS, Cristina o Christina (pues responde tanto por su nombre en español como por el germano), tuvo ocasión de recitar un tercer poema en el que se manifestaba en contra de las etiquetas que pone el patriarcado a las mujeres. García Ruiz (Goethe Würfel) es autora del poemario “Poesía contra tu aburrimiento”.

Participación local

Además de los participantes que venían de Madrid, ARRIVERSOS dio la oportunidad de sumar su voz al evento a algunos poetas residentes en Guadalajara. Fueron cuatro los jóvenes que aceptaron el reto y se subieron al escenario del Moderno, aunque para varios de ellos era la primera vez que participaban en un concurso como este.

En concreto, los alientes fueron los raperos Andrés Sanz Marinero (Sentido Figurado) y Alfredo Alberruche Herrero (Alflow), la escritora albaceteña residente en Guadalajara Ana González Serrano, autora del poemario “nadando entre cielos”, que presentará mañana en Tarazona de la Mancha, y Sandra Cebrián, miembro del colectivo Dáteme Poema y coordinadora del recién creado micro abierto semanal del café Metrópoli en Guadalajara.

ARRIVERSOS continúa

El festival ARRIVERSOS continúa hoy a las 20h. en el Teatro Moderno con el espectáculo de polipoesía “Sin anestesia”, de la poeta y soprano Iris Almenara y el músico multiinstrumentista Dani Odisseu, ambos venidos de valencia. La entrada al recinto, como es  habitual, será libre hasta completar el aforo.

Visto 486 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.