Tauromaquia

Destacado 

Un pablorromero de aristocrática condición

15619773559366857221402929198363

COMETERO I  UN PABLORROMERO DE ARISTOCRÁTICA CONDICION

Y, además, desde que salió al ruedo y acudió a la llamada de la larga cambiada que le ofrecía en los medios Sánchez Vara..; su elegante embestida, con la justa templanza del que solo le interesa los engaños, mostrando una nobleza de imposible duda para su lidiador. Un animal de una fijeza sin el mínimo atisbo de modificarla, salvo por la llamada del alcarreño, para corresponder con una nobleza de atemperada condición, para poderse expresar lo mejor del hacer del torero.

Cometero I, pareció, por momentos, un gentleman criado en los prados de Oxford con licencia para mostrar el ideal de un toro, que sin tener una clara bravura en su segundo encuentro con los caballos, la suplía con una clase en todos sus movimientos que enamoraba..; enamoraba a todos, menos a su lidiador.

Porque como se dice en el argot taurino, Sánchez Vara no se acopló casi nunca con la educada embestida de este pablorromero que recuperaba ayer en Madrid la alcurnia de sus antepasados de las dehesas de Sanlúcar La Mayor.

El alcarreño, curtido en mil batallas y reconocido por ello, con admiración, por su limpio historial de sangre en su curriculum, aplicó a semejante colaborador un exceso de velocidad en su quehacer que sin remisión echaba por la arena la mínima posibilidad de acoplamiento y por tanto de buen toreo. Incluso en banderillas donde el animal por tres veces le negó la brillantez de la suerte por no entender, el torero, la templaza de sus acometidas.

Solo con la muleta y en no más de tres redondos llegaron juntos a conjugar el verbo torear..; una estocada hábil alargando el brazo, no podía ser suficiente para premio en Madrid y viendo que aquello no era posible ser tapado como pérdida de la jugada, se animó, a sí mismo, a dar una vuelta al ruedo protestada.

Mejor anduvo en su segundo, con más acidez en sus maneras y logró con determinación una serie de cuatro naturales donde el auténtico toreo de colocación, ajuste y mando ratificó al alcarreño como el torero poderoso que todos conocemos y que en su versión clásica del pasado septiembre, en Sacedón, echamos mucho de menos los aficionados en ese primer toro que le brindó con generosidad la gloria del triunfo grande.

Esto fue lo más señalado de una tarde, donde el exceso de calor dejó semivacíos unos tendidos que pudieron ver la frágil consistencia del toreo de Marc Serrano y la falta de rodaje, como no podía ser de otra manera, del confirmante Miguel de Pablo.

Una lástima para la afición que estas dos corridas de finales de junio no hubieran entrado en el serial isidril; porque Dolores Aguirre y Partido de Resina hubieran llevado más gente a la plaza y dieran más satisfacciones a los aficionados que : las boñigas de Valdefresno, la deseperación de Las Ramblas o la nulidad taurina de El Ventorrilo. Las cosas del Bombo de D. Simón; supongo..

 

Ficha del Festejo: Madrid 30/6/2019 Plaza de Las Ventas un cuarto de aforo

Toros de Partido de Resina de arrogante trapío. 3º buen toro, 5º y 6º con muchas posibilidades, 1º y 4º con problemas. En 2º lugar un toro de San Martín, aceptable.

Marc Serrano: 2 pinchazos, tendida, aviso. Silencio. Pinchazo, estocada haciendo guardia, aviso y dos descabellos. Silencio

Sánchez Vara: Estocada  y descabello. Vuelta protestada. ½ estocada  , aviso  y 6 descabellos. Palmas

Miguel de Pablo: Estocada tendida, otra atravesada y 5 descabellos. Silencio. Pinchazo y ½ desprendida. Palmas.

EL MARATÓN NO SIRVE PARA NADA