Aviso Gorra

Destacado 

Obscelescencia programada

La obsolescencia programada u obsolescencia planificada es la determinación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante, este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible. Más allá de la lavadora o la nevera, la obsolescencia programada atañe a otras muchas cosas que no son electrodomésticos.

La obsolescencia programada existe para esos políticos que tras trabajar duro durante varios años para el partido de turno se ven sobrepasados por candidatos estrella, que tienen mejor estampa, más impacto en redes y menos pasado político. Léase Víctor Cabezas, Orlena de Miguel o Juan Antonio de las Heras por poner tres colores diferentes. Esta obsolescencia quedará certificada con la de esos otros candidatos estrella si resultan estrellados en las urnas.

La Revuelta de la España Vaciada también tiene su obsolescencia programada, porque tras la elecciones generales, su voto no estará ya cuantificado ni siquiera para las municipales o autonómicas y el mundo rural volverá a caer en el olvido y seguirá igual de abandonado. Ya estaban todos los fabricantes de esa España Vaciada, los políticos que no han querido poner freno durante estos 40 años a la sangría de la despoblación, tras las pancartas del 31M en Madrid para certificarlo.

Y obsolescencia programada ha sido la del trono de Atienza, que dura lo que duró el cartón piedra a la sombra del castillo. La largascencia de las piedras de esa pequeña fortaleza que intimidó al Cid, no volverán a tener colas de 8.000 turistas para un selfie, se ve que es obsoleto, más que histórico. 

La crisis también tiene su obsolescencia programada porque justo se acaba cuando llega otra crisis. Cuando ya es inútil la vulnerabilidad, porque la ciudadanía ha dejado de tener miedo a perder nada, la reponen por otra.

También es obsolescencia programada la que puso este medio a la petición de una entrevista con el presidente de Castilla-La Mancha, realizada el mismo día que este tomó posesión, aquel 7 de julio de 2015, y mantenida todo este tiempo, pero que caducó ayer, cuando Garcia-Page firmó el decreto de convocatoria de las elecciones autonómicas. Si antes no le interesó a él, ahora ya es inservible, porque aquí cuentan las personas.

Y hasta el periodismo tiene su obsolescencia programada toda vez que el poder ya no le tiene ningún miedo, y no necesita controlarlos, pues ahora el periodismo son ellos, con sus propios medios, sus canales de youtube, sus redes y sus periodistas en nómina. Esto lo certifica la falta de dignidad de los periodistas, que si antes se vendían por una hipoteca ventajosa, o un palco para el Real Madrid, ahora lo hacen por un par de pizzas. Será por eso que cada vez son más los periodistas que se convierten en políticos.

Y además tenemos que reírnos de vez en cuando, antes de que lleguen esas otras identidades virtuales a suplantarnos, porque nuestra existencia también es una Obscelescencia programada.

BLANQUISTAS
“Si queréis analizar pitones; los cortáis vosotros...