Herreros y otros trastos viejos

Las elecciones tienen la culpa

Entrevistaban a Pedro Solbes, vicepresidente de Economía en la época de José Luis Rodríguez Zapatero, esta mañana en “Los desayunos” de TVE (http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-desayunos-de-tve a partir del minuto 1:05:00). Entre otras cosas decía que no se habían aplicado soluciones al inicio de la crisis en 2008 porque tuvieron la “mala suerte” de que coincidiera con las elecciones.

 

Esta frase poco afortunada, desde mi punto de vista, viene a significar que para el partido era más importante ganar unas elecciones que procurar que todo un país no cayera en una de las peores crisis del último siglo (entonces no era crisis, era una desaceleración económica).

Según argumentaba Solbes en la entrevista, estaban preocupados por las elecciones de 2008 ya en 2007, cuando conoció que la crisis de las “subprime”, (venta de hipotecas de unas entidades a otras) estaba afectando y mucho a EEUU y que se iba a extender a Europa y, por ende, a España, y no hicieron nada para proteger al país.

Es decir, sobre la mesa del Gobierno había diversos asuntos, uno de ellos las elecciones, y lo demás quedó en segundo plano. Y mi pregunta es: ¿Votamos a un partido para que gobierne, gestione y se preocupe de sus ciudadanos o para que obtenga poder, pingües sueldos, mejores ‘jubilaciones’ y ni una pizca de interés en el beneficio de los ciudadanos?

La respuesta que me viene a la cabeza es evidente: les preocupa mantener su cómodo sitio en la poltrona. Así las cosas, como votante responsable, me pregunto: ¿Estoy dispuesta a disponer mi voto para “distraer” de sus verdaderas preocupaciones a los responsables de los partidos? Siendo responsable, debo responder: no puedo hacer algo así.

La conclusión es fácil: no voy a votar.

De esta forma, que no se preocupen por convencerme. Por otra parte, no votando, me ahorro la vergüenza de ser corresponsable de la elección de unos responsables políticos que no se preocupan por el país, sino por las siguientes elecciones. Parece que cada cosa que hacen es para aumentar la “intención” de voto. Pues tranquilos, no tengo “intención” alguna de votar.

Desde los 18 años, he participado en todos y cada uno de los procesos electorales que se han celebrado. La primera vez que voté, recuerdo que fue para el Parlamento Europeo y, desde entonces, he acudido a las urnas cada dos años para depositar mi voto (locales, autonómicas, estatales y europeas). En una ocasión, que coincidían tres votaciones a la vez, hasta voté a tres partidos diferentes, es decir, que soy una especie de “target” perfecto, porque cambio de opinión.

Pues bien, les ahorro la molestia de tratar de convencerme. Me niego a ser colaboradora en la elección de alguien que lo primero que hará con toda probabilidad sea subirse el sueldo o asegurarse algún buen salario a posteriori. No colaboraré en la elección de un partido que lo segundo que hará sea colocar a sus “allegados” como “asesores” o les dé un puestito en una empresa pública.

No quiero colaborar en nada de eso. No quiero distraerles de sus verdaderas obligaciones y no pienso votar. Me abstendré por primera vez en mi vida de votante y estaré contenta, porque aunque sepa que con mi abstención, de forma indirecta, apoyo al partido que más votos obtenga, podré decir bien alto: yo no me equivoqué y mi voto ha ido a ese cesto porque la Ley Electoral está muy mal redactada.

Por cierto, esto es lo que decía Solbes en 2008, en el mismo programa de TVE. La hemeroteca es lo que tiene.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-desayunos-de-tve/desayunos-entrevista-integra-pedro-solbes/182241

Soraya
Orgullosa de Guadalajara