Tauromaquia

La Antigua 2019; y su feria taurina de los señalados

Guadalajara_gemeentehuis

Señalados..; sí, por el dedo que la democracia otorga a la libertad de expresión, en este caso escrita, para dejar constancia de aquello que debe conocerse y, también, para que el ciudadano responsable tenga una mayor información veraz y sepa: a qué atenerse, con quién se la juega, quién le defiende y de qué manera. Todo ello para que libremente decida en consecuencia con conocimiento de causa.

Y.., la cartelería de los festejos que se nos anuncia para la feria septembrina de 2019, es un compendio de unas realidades: administrativas, políticas y también taurinas, que nos permite diseccionar el estado de la Tauromaquia en el coso de Guadalajara y sus efectos colaterales sobre los responsables locales que, desde sus puestos de decisión, tienen el compromiso asumido de defenderla como referencia cultural y singular de este país; y, además, el procurar la mejor y más nítida gestión en su ámbito de gobierno.

Y.., el primer señalado lamentablemente es el consistorio capitalino. Y lo es como responsable único de la vigilancia sobre el cumplimiento del contrato vigente. Que, en la totalidad de su articulado, busca, sobremanera, el logro de unos espectáculos que realcen la categoría artística taurina de nuestro coso. Y.., en este vital aspecto, es claro que la vigilancia, en la temporada 2018, simplemente no existió; por lo que el desastre organizativo y el bochornoso paso por el arco del triunfo de la norma reglamentaria, por los que están obligados a cumplirla y hacerla cumplir, junto a la condescendencia por parte de los responsables del gobierno municipal o del nombrado por este..; pues, aunque pretendan ocultarlo, el desastre taurino, repito, fue palmario. Aún así, no se tuvo por parte del consistorio el mínimo empacho de, sin ningún tipo de justificaciones o explicaciones convincentes, prorrogar el contrato de explotación del coso dos años más. Así como lo leen; con dos...

Y.., el segundo señalado lamentablemente es La Junta de Comunidades, concretándose en su anterior delegado, a la sazón nuevo alcalde de la ciudad. Y lo es.., por la clara y, además, sospechosa tardanza en la configuración y tramitación de los expedientes sancionadores por los graves hechos acaecidos a lo largo y ancho del desarrollo de la feria pasada, que ha conllevado el mayor escándalo, con eco nacional, ocurrido en la historia de nuestro coso. Y que si los mismos se hubieran tramitado con la diligencia requerida por su gravedad; hubiera sido el suficiente muro administrativo que impidiese la esperpéntica renovación. Y es que la relación laboral, ahora ya en excedencia, del nuevo alcalde, con la empresa de la que es partícipe uno de los integrantes de la UTE que explota el coso, extiende una niebla densa sobre su proceder, muy difícil de disipar hasta que no se revise el contrato y en su caso se rescinda, por un claro incumplimiento de lo en el estipulado y del ataque llevado con nocturnidad y alevosía a lo establecido por el reglamento taurino. El tiempo, sin duda, nos dirá...

Y.., el tercer señalado es la UTE concesionaria de la plaza de toros que no ha cumplido con las expectativas anunciadas de elevar la categoría del coso de Las Cruces, sino más bien hundirla más de lo que estaba; por muchas disculpas que nos ofrecieran cuando

curiosamente anunciaron la renovación de su contrato, en base a la muy buena gestión realizada; según dijo el consistorio anterior. El gran fracaso del festejo de primavera de 2018; las ausencias permanentes de los toreros muy vinculados a Guadalajara, siempre reclamados por el consistorio y la buena afición; la repetitiva presencia de toreros más que vistos por estos pagos; la procelosa y permanente batalla en los corrales con los veterinarios; los hechos cuasi delictivos ocurridos tras el festejo del 15/9/18, que están por concretarse en las sanciones anunciadas; la sustituciones siempre a la baja en la categoría profesional de los toreros anunciados y que por circunstancias diversas no actuaron; la configuración de un conjunto de carteles con clara dependencia de intereses empresariales ajenos a esta plaza y su afición, para el logro de unas compensaciones artísticas con los toreros que apoderan..; todo ello, configura una categoría de empresa taurina de un nivel que nos permite traslucir una gestión de buena voluntad que por sí sola es incompatible con la categoría de un coso de segunda. De tal manera que son Las Cruces la única plaza que ya administran después de su fracasada renovación en la de Colmenar Viejo. La presentación oficial de la feria de 2019, el venidero 29 de este mes, confirmará, por la independiente crítica, sin duda alguna, lo aquí relatado.

Y.., el cuarto señalado recae en la persona del que esperamos sea el anterior presidente de los festejos, porque si no.., esto ya es que no se explica. Y lo curioso es que en él, en realidad, no vemos al culpable, sino en quienes lo nombraron a sabiendas de su falta de dominio de la materia a juzgar. Pero su lógica falta de criterio taurino, su triunfalismo descontrolado en la concesión de trofeos; la forma de alinearse con los intereses de la empresa y de los ganaderos, con total y absoluta desconsideración a las profesionales observaciones de los veterinarios en el cumplimiento de su labor, como representantes legales; y el desprecio a los mandamientos del reglamento taurino pese a la exigencia de su cumplimiento por el Delegado Gubernativo, le ha supuesto un expediente de sanción y dejado en una situación administrativa y personal, ética y moralmente insostenible, que le incapacita para su permanencia en el palco.

Esta es la situación que entendemos atraviesa La Tauromaquia en Guadalajara y que configura un panorama desolador para los ya muy pocos auténticos aficionados que quedan con un mínimo de esperanza en el futuro. Es como si viviéramos, taurinamente hablando, bajo una condena permanente revisable.., por el crimen cometido por el consistorio de la época, cuando se mató la posibilidad de que Maximino Pérez cogiera el testigo de la gestión taurina. Y, todos los septiembres, por la feria de La Antigua, se recurre ante el Tribunal de la Afición para ver la posibilidad de revisar tanta condena. Pero los jueces, desde años ha, no ven ningún tipo de rehabilitación que permita confiar en los conocidos reos; y, además, para colmo, intentamos consolarnos, por San Julián, mirando la cartelería de... ¡CUENCA!. Masoquismo puro..; oiga.

La cita de Guadalajara con su historia.., de siemp...
Un pablorromero de aristocrática condición