Herreros y otros trastos viejos

¿Dónde van los mecheros que confiscan en los aeropuertos?

Me comentaba una amiga que, por motivos de trabajo, viaja bastante que cada vez que va al aeropuerto trata de pasar con el mechero, pero que siempre se lo confiscan. ¿Qué hacen con los mecheros que confiscan en los aeropuertos? También, hacen lo mismo con cerillas, cortaúñas, tijeritas y otros objetos igualmente peligrosos (leer con un deje de sarcasmo). Estas cosas son tan baratas y tan moñas que no sirven para las subastas. Al menos yo no pujaría por una caja de cerillas a medio gastar o un cortaúñas usado a saber por quién. Entonces, ¿Qué hacen con ello?

He comentado esta absurdez a algunos amigos y me han contestado cosas igualmente tontas y también, otras interesantes. Que lo regalan, que se lo quedan, que lo almacenan y luego lo queman. ¡Vaya petardazo el día que quemen los mecheros! Supongo que esos los llevarán a reciclar o... La verdad, no lo sé.

En una ocasión, me requisaron en un aeropuerto un yogur bebible porque tenía más mililitros de los permitidos. Le propuse al guardia beberme un poco, no me apetecía entero en ese momento, hasta que contuviera los mililitros permitidos, pero me dijo que no. Le pregunté por qué no. Y obtuve la misma respuesta: porque no. Discutir con un guardia de aeropuerto es, probablemente, la actividad más estúpida que uno pueda realizar.

Si se supone que no te dejan pasar líquidos en más cantidad de, pongamos, 30 mililitros, por si es explosivo o veneno o vete a saber tú qué. Yo le propongo bebérmelo, cual probador de la comida del rey, supongo que sólo el acto de verme beber debería ser prueba suficiente de que aquello no es peligroso. Pues hete aquí que no sirve. Es lo que hay.

Pues esta misma absurdez se traslada a muchos aspectos de la vida. Por ejemplo, recibo una nota de prensa de una organización juvenil de un partido político, en concreto, Juventudes Socialistas, que llaman a la discapacidad, diversidad funcional. ¿Se puede ser más absurdo tratando de ser políticamente correcto? ¿Qué significa exactamente ser diverso funcional? ¿De que función: digestiva, respiratoria, cardíaca...?

Me ha dejado tan estupefacta, que hasta he buscado "diverso" en el diccionario de la RAE (el nuevo, eso de que lo tuviéramos en Guadalajara antes que en ninguna otra parte del mundo, estuvo muy bien). Leo (y transcribo): "1. adj. De distinta naturaleza, especie, número, forma, etc. 2. adj. desemejante".

Fíjate, justo en el día en que realizan actos para normalizar a las personas que tienen alguna discapacidad (sensorial, física o psíquica) llegan unos tratando de ser políticamente correctos y les dicen que tienen la funcionalidad (alguna de ellas) distinta en especie o número o forma, les llaman desemejantes.

Vaya en descarga de las Juventudes Socialistas que el término no lo han acuñado ellos, que cuentan que surgió del propio colectivo de personas con discapacidad, pero no por ello deja de ser absurdo.

Llevo algunos años ya tratando con todo tipo de personas pertenecientes a las más variadas asociaciones del colectivo de personas con discapacidad. Los hay simpáticos y más serios, altos y bajos, guapos y menos agraciados, inteligentes, divertidos, sarcásticos. Hay personas que llevan "lo suyo" con alegría o con paciencia, otros no lo llevan demasiado bien. Hay quien se queja mucho y quien le quita importancia. Quien reivindica sus derechos, quien disfruta de la poesía.

A algunos me los encuentro en todos los actos culturales a los que voy, a otros los veo de bares los fines de semana. Hay hombres, mujeres, también niños. Algunos, incluso, han llegado a viejos. Y tan contentos. Muchos me hacen reír. A otros dan ganas de darles un achuchón cada vez que te los encuentras de lo "osito" que resultan.

Los hay con mucho gusto a la hora de vestirse, coquetos. A algunos les gusta el heavy, a otros el pop. Unos escriben y  otros leen. La mayoría son muy habladores, educados, cariñosos, pacientes. Pacientes, en el doble sentido de la palabra, porque padecen y porque esperan con tranquilidad.

Y ríen. Sé que ya lo he dicho, pero es que me río mucho con ellos. Siempre tienen algo interesante que contar. He aprendido mucho.

Lo siento. Pero me molesta que digan que tienen diversidad funcional. Quizá soy una tiquismiquis y lo mismo los aludidos ni se inmutan, pero desde aquí, con humildad, pediría a todo el mundo que no trate de ser demasiado correcto, porque a veces, se cae en el absurdo, en la ñoñez, en el uso de eufemismos sin sentido. Porque a mis amigos sordos, les digo que son sordos y a los ciegos, ciegos. Y mi tío es cojo. Son diversos, sí, porque son muchos, pero nada más.

Después de esto, sigo preguntándome: ¿Que harán con los mecheros que confiscan en los aeropuertos? Quizá lo mismo que con las palabras que nunca se deberían haber dicho. Como estas.

Entre el nueve y el diez
El patrimonio arriacense: destinado a desaparecer

Related Posts