Herreros y otros trastos viejos

¿Es ladrón quien roba a un pobre?

Después de leer la noticia en la que informaba GuadaQué de que habían robado al Banco de Alimentos de Guadalajara, me sentí triste e indignada. Pero sobre todo, me hizo preguntarme qué tipo de persona es tan ruin como para robar a un pobre. Porque robar a aquel que ayuda a los necesitados significa necesariamente que se roba al necesitado. Hay un refrán que reza: quien roba a un ladrón tiene 100 años de perdón. ¿Cuánto castigo hay para quien quita al pobre lo poco que pueda llegar a tener?

 

 Y de ahí mi pregunta: ¿Es ladrón quien roba a un pobre? En el sentido literal de la palabra, pues sí. Pero creo que el calificativo tendría que ser más bien miserable, desalmado, egoísta, ruin, mezquino… Porque, si bien robar siempre está mal, (no defendería ni siquiera el caso de Robin Hood si me apuran), quitar algo a quien apenas nada posee y más aún, quitarle la poca comida que tenga, me parece de un deleznable de tal calibre que debería existir una pena (en el Código Penal) más dura en estos casos.

 Después de pasarme unos días con este desasosiego, me ha alegrado leer que la Consejería de Sanidad insta a varias empresas a que sustituyan los alimentos robados. Pero me sigue preocupando el robo de la furgoneta frigorífica. Ésta es sensiblemente más cara que los alimentos y, por ende, más difícil de reponer. Me preocupa que tengan que volver a repartir la comida en un vehículo poco apropiado, porque se verán afectados alimentos que requieren refrigeración como yogures, por ejemplo.

 No puedo imaginar qué clase de elemento humano tuvo a bien pensar: Oye, qué te parece si robamos al Banco de Alimentos. Espero (por el bien de mi creencia en la bondad innata del común de la humanidad) que haya sido alguien que lo necesitara y que, por vete a saber qué causa, no tenga acceso a las ayudas. Aunque, por el tipo de cosas robadas, me da la impresión de que lo único que buscaba era materia prima que revender. Eso me produce un profundo asco.

 Ya que llamar a la conciencia de semejante enemigo de los necesitados es algo inútil, espero con todo mi corazón que las fuerzas del orden lo cojan y que, por una vez en este país, no se escape por la puerta de atrás del juzgado. Que su delito encuentre una sentencia equivalente y que la cumpla íntegra en cualquier cárcel.

Tiempo de silencio
¿Me amo?