Tauromaquia

Cuando el ingenio empresarial solo es... ¡el bombo!

20190516_11511_20190516-225349_1

"CANTINILLO", NEGRO SALPICAO APAREJADO, BRAGADO CORRIDO DE VALDEFRESNO. UNA HERMOSA BOÑIGA DE LIDIA MEDALLA DE ORO A LA MORUCHEZ

 

Pues.., simplemente ocurre lo que hemos tenido hoy: un corta y pega medio regular del cartel anunciado  y celebrado  el pasado Domingo de Resurrección. Se repiten  dos toreros, se cierra cartel con un compromiso y se anuncian lisardos-atanasios de la ganadería de Valdefresno, que son chungos pero muy socorridos; se le añade lo de Fraile Mazas, o sea más de lo mismo, para abaratar la cosa y así darle salida a lo que queda de resto de camada...

Semejante razonamiento tan imaginativo no puede devenir de un bombo, sino del no pararse a pensar lo que se organiza; o sea una corrida de toros del serial más importante del mundo y configurarlo, según la tradición, con el curriculum venteño de los toreros, de los que sobresalía Juan Ortega, apoderado por el empresario; y con las unánimes bendiciones de la crítica fiable. Por lo que todo eso bien merecía una mejor ganadería y dedicarle unos minutos.., ¡oiga!.

Pues como este cartel, unos cuantos más de entre los 27 festejos mayores anunciados para el largo ciclo isidril, que harán buenos a los que luego vendrán hasta la feria de septiembre. Así que la esperanza para los aficionados que hoy acudimos a la cita y en especial para los muchos seguidores de Juan Ortega era que, con lo programado por la empresa y 30º a la sombra, ocurriera eso..: ¡un milagro!.

Así lo pensó con toda seguridad Simón Casas; y como este buen hombre tiene la gran virtud de lamentarse de casi todo y contradecirse del resto; pues hete aquí que se pensó qué ocurriría si le añadiera, al cartel, el ganado de los Frailes junto a Juan Ortega, para que este intercediera ante su homónimo santo burgalés del siglo XII. Así que ¡hala!, y además lo pongo en un jueves, que para Berlanga y Pepe Isbert, son días de milagro...

Y en verdad que hubo milagro..; porque los alternantes salieron vivos de, digamos la lidia, de semejante petardo ganadero que se llevó todos los premios del gran concurso de moruchos en la que se convirtió la tarde aniversario de los noventa y nueve años de lo de Talavera. Que la sensibilidad taurina de la empresa de Madrid, para semejante y especial luctuoso recordatorio, es que vamos..; la tiene a flor de piel.

Solamente dos verónicas y una media de Ortega en su quite al cuarto; la disposición de Galván por lograr lo imposible y un bullidor Galdós, queda en la memoria aparte de lo dicho del desfile de boñigas con cuernos criadas con gran esmero para la lidia por la salmantina familia Fraile. Además de la benefactora presencia permanente del viento durante la función, que en sus ráfagas se adaptaba perfectamente a las exigencias de ahuyentar del coso el hedor que desprendían los rebrincantes moruchos que salían por chiqueros; evitándose así una epidemia de tifus a los espectadores que llenamos el coso en algo más de media entrada.

Dramática las caras de los tres aspirantes a todo, en su despedida del ruedo, en su única actuación en la feria; salvo que el cargo de conciencia de la empresa no le permita ni tan siquiera poder echar una cabezada y les ofrezca a los damnificados una oportunidad en las sustituciones que puedan cubrirse. Lo cual sí que es verdad sería un imposible y verdadero milagro.

Ficha del festejo: 16/5/2019 Plaza de toros de Las Ventas; poco más de media plaza. Toros de Valdefresno y Fraile Mazas (3º y 4º) de variada condición morucha.

David Galván: pinchazo, estocada baja; palmas. 2 pinchazos, media, 2 descabellos, aviso; palmas.

Juan Ortega: estocada habilidosa atravesada, 3 descabellos; palmas. 2 medias, pinchazo, 4 descabellos, aviso; silencio.

Joaquín Galdós: trasera desprendida; palmas. Estocada caída; silencio

Blanquistas 2
Repartiendo concejales en Guadalajara capital