Un zángano en el palmeral

Árboles singulares y plurales

b2ap3_thumbnail_arbol.jpg
En pie, rectos por respeto al que se alza e incluso sinuosos en ese estar, acompañando su porte. A un costado, con la espalda recibida por su tronco al aposentarnos sobre las raíces que se intuyen. Felices de encontrarlo vestido o desnudo, centinela de los días, oficiante de las estaciones, vestigio urbano de la naturaleza en la ciudad negada o, como dijo el poeta: “Al lado de las aguas está, como leyenda”…

Como leyenda, sí, porque de esa manera lo vio Cernuda: “Al lado de las aguas está, como leyenda,/ En su jardín murado y silencioso,/ El árbol bello dos veces centenario,/ Las poderosas ramas extendidas,/ Cerco de tanta hierba, entrelazando hojas, Dosel donde una sombra edénica subsiste.”… Un plátano, desconozco ahora si “plátano de sombra” como aquel situado en la localidad griega de Cos donde Hipócrates enseñaba a sus alumnos el arte de la medicina. Muchachos que tal vez tuvieran más amor por el aprendizaje que cualquiera de los que ahora iniciarán curso escolar. Pero, plátano de sombra o no, árbol de la sabiduría como tantos otros de cuantas especies han crecido en el planeta. Por eso me place conocer, precisamente a través de esta web de noticias o periódico- ahora me falla la terminología- la iniciativa que ha de llevarse a cabo en Campillo de Ranas por parte de la Asociación Serranía de Guadalajara con motivo del IX Día de la Sierra, Consiste en una exposición de fotografía durante la cual se mostrarán las instantáneas realizadas por todo tipo de personas, socios o no de la entidad convocante. El objetivo habrá apuntado a los árboles. Árboles singulares de la Sierra, “destacables por cualquier motivo”. Fotografías modernas o antiguas. Colección dispuesta para ser visitada el próximo 15 de octubre… He de decir a los interesados en participar que, al final del texto que ha sido motivo de su curiosidad y ahora leen, figura el enlace con la noticia en Guadaqué y el correspondiente a la Asociación… Mas, de poeta a poeta, de Cernuda a Rubén Darío, para acabar, se imponen palabras, más palabras de felicitación a los árboles: “¡Oh, pinos, oh hermanos en tierra y ambiente,/ yo os amo! Sois dulces, sois buenos, sois graves./ Diríase un árbol que piensa y siente/ mimado de auroras, poetas y aves”.

 
GUADAQUÉ
http://www.guadaque.com/se-buscan-fotos-de-arboles-singulares-de-la-sierra-norte


ASOCIACIÓN SERRANÍA DE GUADALAJARA
http://serraniadeguadalajara.com/

La gente que nos quiere
El incendio de Chiloeches y lo que pudo pasar