Tauromaquia

32 caballos, son muchos caballos..; demasiados

No hay en ningún ruedo patrio de una plaza de primera o de segunda categoría, una programación taurina de sus ferias patronales que pueda este año igualarse a la de Guadalajara. En eso el municipio nos hace distintos, porque al fin y al cabo es quien la autoriza. Y esta vez la concesionaria de Las Cruces para mostrar su buen hacer y mejor coordinación con el consistorio, pues.., mostró al público los carteles de 2019, eso sí, en varias entregas, sin explicación alguna y cada una diferente entre sí, hasta en cuatro veces; cuatro.

Y en su formato, resalta de manera muy llamativa los festejos donde los caballos tienen numéricamente un gran protagonismo sobre un programa de solo cuatro corridas en una plaza de toros que, administrativamente, se considera de segunda categoría. Así que el presente ferial taurino, según lo anunciado, se compone de un total de 4 rejoneadores y 9 matadores de toros..; o sea.

Si consideramos el hecho de que cada uno de los profesionales de a caballo, durante su actuación lucirá unas 8 monturas, pues ocurre que en el ruedo alcarreño se pueden llegar a ver hasta 32 caballos.., frente a los 26 toros de lidia ordinaria. Lo cual justifica y bien refrenda el título de la crónica.

Porque, se dice pronto..; se dice pronto que el 31% de las reses de lidia anunciadas para ser lidiadas en la feria sean despuntadas, sin contar la que figura en el programa de fiestas del Ayuntamiento; y sin aventurar el resultado de cualquier análisis que soliciten los veterinarios..; que otra cosa será si eso lo permite una presidencia, ratificada en el palco, por aquellos quienes, en su día, denostaron su designación y criticaron su labor. Al margen de estar ahora señalada por un expediente sancionador en curso..; o sea.

Así pues, el inicio de la feria se hizo en el día de ayer con la llamada corrida de rejones y esperábamos su desarrollo con las exigencias reglamentarias de estos; lo cual vendría a poner orden y así evitar el siempre desagradable tema de las sanciones. Pero miren: NO. Lea Vicens la sufrió el año pasado por usar unos rejones de castigo con medidas no autorizadas y tal semejante desconsideración al público y afición de Guadalajara, no ha sido suficiente para el consistorio, que dio su anuencia. La empresa, por todo ello, pues la repitió este año...

Y el caso es que la labor de esta amazona, ha sido casi un calco de la actuación de la feria pasada. No tienen motivos los alcarreños para valorar a Lea Vicens después de sus distintas actuaciones; no. Sin embargo, logró un pasaje de toreo bueno a caballo en el segundo tercio del sexto, consiguiendo encelar al descastado animal con el pasaje de mayor temple del que se hizo gala en la tarde. Del resto de su actuación no vale la pena reseña alguna y lo dejo aquí...

Rui Fernandes hace un rejoneo de sobria elegancia muy a la escuela clásica portuguesa y agrada al entendido, porque la ausencia en su labor de bandazos, arreones y gestos a destiempo envía el mensaje a la grada de que los sentimientos de caballero y caballo son uno solo y... eso es torear. Con su buen toro primero al que le faltó su punto de casta, estuvo en lo dicho; y ya cuando el animal se aplomó, le vino el calvario de dar una muerte acorde con lo realizado. No lo logró. En el cuarto no tuvo suficiente nivel, dejó alcanzar su montura por dos veces, estuvo aceptable en banderillas y mató con poca puntería a la media vuelta, logrando una muerte rápida y llevándose la sorpresa de una oreja y cuya petición solo vio el palco. Pero eso, por desgracia, para el prestigio del coso, no es novedad...

Leonardo Hernández no tuvo suerte con sus toros, pero él los pide para sus festejos. Por tanto no ha de molestarse lo más mínimo y mucho menos perder los estribos cuando no se entiende con el quinto, manso de carreta, que sencillamente le sacó de quicio y dejó a su cabalgadura de banderillas con sus hijares sangrando. En su primero, ante un animal sin alma y sin nada tiró por lo popular, arreones, cabriolas y volteretas... y convenció a los pocos que echaron solicitud para un barato trofeo.

Y es que estos festejos hace bastante tiempo que se han convertido en una exhibición de unos preciosos animales con espléndida doma, que sobrepasa al verdadero sentido del rejoneo, que es el lidiar a caballo toros que sean eso.., de lidia. Pero la triste realidad es que las reses del encaste murube, en su versión aguada, a los que se han adaptado los ganaderos, caballeros y amazonas, no transmiten al tendido, en la mayoría de los casos, sino la sensación de animales cuasi de compañía. Ahora, eso sí, los taurinos, que son los que mas saben de esto y de lo otro, nos venden estos festejos como el súmmum del arte del rejoneo. Así les va, claro.

OTROSÍ DIGO; que se han levantado actas por el Delegado Gubernativo del festejo a los rejoneadores Rui Fernández y Leonardo Hernández, por uso de rejones de castigo con aceros de medidas superiores a las permitidas. Proponiéndoseles para la sanción correspondientes.

 

Ficha del festejo: Guadalajara 12/09/2019. Menos de media entrada

Toros generosamente despuntados de Luís Terrón. Salvo 1º y 6º, sin casta ni nada...

Rui Fernandes: descabello, silencio; rejón caido, oreja alcarreña.

Leonardo Hernández: rejón trasero, oreja alcarreña; rejón, dos descabellos, silencio.

Lea Vicens: rejón, silencio; dos pinchazos, rejón, tres descabellos, aviso, silencio

 

GALERÍA GRÁFICA CORRIDA DE REJONES GUADALAJARA

Una corrida monstruo...sa, de 3h:12´:16´
Aquí no pasa nada